Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario


APRENDER A DECIR ADIÓS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

APRENDER A DECIR ADIÓS

Mensaje por francisco de sales el Jue Mayo 23, 2013 7:22 am

APRENDER A DECIR ADIÓS



Vivir pendiente de asuntos que debieran estar concluidos, pero que no nos atrevemos a cerrar, tiene un consumo innecesario de energía y de presente, porque nos estanca y nos impide desarrollar correctamente el camino derecho de la vida.

En este mundo, y en esta vida, todo tiene un principio y todo tiene un fin.

Así hay que aceptarlo.

Las relaciones, y los sucesos, siempre tienen un ciclo y no se debe tratar de llevarlos más allá del que es su fin lógico.

Aunque nos gustaría que así no fuera, las cosas hay que dejarlas marchar, no interferir en su proceso, no aferrarnos a ellas, y saber darles libertad para que no nos aten ni se queden atadas a nosotros.

El proceso desde que se intuye la conveniencia de decir adiós hasta que se lleva a la práctica es muy desigual en el tiempo, en función de cada persona y en función de la fortaleza del vínculo que los ha mantenido relacionados.

No siempre nos damos cuenta de ello, pero estamos aferrados a nuestro pasado –porque eso nos confirma que hemos existido hasta ahora-, y dejar el pasado, por muy desagradable que éste sea, es como renunciar a una parte nuestra.

Por eso cuesta tanto a veces.

Para deshacernos de una situación, o separarnos de una persona, es muy conveniente que la relación entre ambos haya llegado hasta su finalización, hasta el punto en que ya no está aportando nada positivo –dado que es condición que todas las relaciones aporten algo- y que su única contribución sea negativa e innecesaria.

Si solamente es negativa, lo será aparentemente, porque nos sigue diciendo que hay algo que tenemos que resolver.

Si es innecesaria al mismo tiempo, porque ya hemos aprendido todo lo que teníamos que aprender de ella, conviene cancelarla a la mayor brevedad posible.

Una buena prueba para saber si estamos plenamente en el presente, o si seguimos enganchados a algo que tenemos a lo que tenemos que decir adiós, es observar si estamos más en el pasado que en el aquí y ahora.

En el pasado conviven tanto las cosas que nos parecen buenas como las que nos parecen malas, y hay que decir adiós a ambas.

No olvidarlas, sino conseguir que no nos afecten negativamente en el presente.

Las que llamamos “buenas” está bien que sigan, pero no que tratemos de resucitarlas continuamente e instalarlas en el presente donde ya no están. Sí es bueno mantenerlas latentes y cálidas, pero separadas de nosotros, para poder recrearlas o recordarlas cuando lo creamos conveniente, para dejarlas partir luego sin pretender retenerlas.

Así ha de ser.

Con cuidado de no querer hacer del presente una repetición de ese buen pasado que ya no está.

Y con más cuidado todavía de no entrar en una comparativa en la que nos defraude el presente porque nos parece que el pasado fue mejor.

El peligro de no hacerlo así es doble: si nos gusta más el pasado, no encontraremos motivaciones para seguir en el presente, y, si no encontramos motivaciones interesantes para seguir, se nos confirma la primera parte y concluimos afirmando que el pasado es mejor.

Insisto en que no hay que borrar las cosas buenas, ni negar su existencia.

Las cosas buenas que nos han pasado nos amplían la sonrisa, fortalecen la confianza en que la vida es bella, y nos hacen darnos cuenta y valorar nuestra capacidad de disfrutar, de ser felices, de amar…

Son un tesoro que tenemos que guardar, y son proveedores continuos de una sensación muy agradable que nos hace auto-valorarnos por lo que hemos sentido y disfrutado.

Las cosas que entendemos y sentimos como “malas” es conveniente que no dejen ni rastro. Nos quisieron enseñar algo y, si lo hemos aprendido, ya no las necesitamos.

Estancarnos en el dolor de las que cosas que hemos sentido, o las que hemos perdido, nos arrastra hacia el pasado y no nos dejan disfrutar el presente con la intensidad que requiere.

Hemos de ser generosos –con nosotros mismos-, y darnos permiso para deshacernos de tan pesada e inútil carga.

Pero para decir adiós, previamente hemos tenido que llevar la relación o el sentimiento hasta el final.

Casi siempre queda algún asunto inconcluso, y no se puede cerrar página definitivamente si no está liquidado del todo.

Mediante terapia, relajación inducida y dirigida por un profesional, o del modo que uno considere posible o apropiado, hay que ponerse frente al asunto, sacarlo todo a la luz, expresar los sentimientos que se acallaron, manifestar lo que no se dijo, y, quizás, hasta hacer lo que no se hizo.

Algunos psicólogos recomiendan escribir una carta en la que se exprese todo lo que esté pendiente, o llevan a la persona a un estado de relajación en la que pueden sentirse en la situación, o frente a la persona, y concluirla.

Es un duro proceso interno, pero muy liberador.

Si hay amor acallado, rencor, rabia, reproches, odios, conviene sacarlos y no dejarlos dentro de nosotros clavándonos sus puñales.

Es bueno que nos atrevamos a pronunciar hoy lo que aquellas veces no dijimos, y decirles la palabra amor y sus sinónimos a los que ya no están y se la merecieron, o echarles en cara cuánto nos hicieron sufrir, cuánto dolor nos produjeron, o hablarles –de viva voz- de la nostalgia que nos provocan.

Cada situación que ya ha sido conclusa en el tiempo, tiene que ser simbólicamente enterrada, y requiere su duelo, ya que ha muerto al presente.

Este duelo es ponerse en contacto con el vacío que ha dejado, valorar la importancia de aquél o aquello que ya no está, y soportar el sufrimiento y la frustración que comporta.

Una vez dados estos tres pasos ya no hay que alargarlo más. No ha de eternizarse el dolor.

Podemos vivir, y mucho mejor, sin arrastrar un luto infinito, una pena inconsolable, un remordimiento callado pero hiriente, o un continuo reproche por lo que no se hizo cuando se debió hacer.

Y esta es una noble, valiente y necesaria tarea que hay que emprender.

Puede ser dura mientras se realiza, pero hay que hacerla, aunque, generalmente, cuando demuestra su gratificación es una vez terminada.


La vida sigue, y con más intensidad, cuando se ha dicho, de corazón, adiós.


Francisco de Sales

francisco de sales

Cantidad de envíos : 79
Fecha de inscripción : 27/09/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: APRENDER A DECIR ADIÓS

Mensaje por Ariadna el Sáb Mayo 25, 2013 12:38 pm

Muy interesante. Gracias por la reflexión

Ariadna

Femenino
Cantidad de envíos : 1129
Edad : 46
Fecha de inscripción : 20/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.