Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario


Un estudio demuestra que el dinero da la felicidad... hasta cierto punto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un estudio demuestra que el dinero da la felicidad... hasta cierto punto

Mensaje por kullo el Sáb Nov 05, 2011 12:27 pm

¿El dinero da la felicidad? Sí, pero sólo hasta alcanzar un punto. Así se recoge en un estudio que acaba de publicar Fedea, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, en el que se dibuja el retrato robot de la felicidad, que básicamente responde a los siguientes parámetros.

Los divorciados y los viudos son “notablemente” más infelices que los casados. Lo que significa, a la inversa, que el matrimonio es fuente de felicidad. La segunda característica es que el trabajo ayuda a conseguir ese objetivo. Está demostrado empíricamente que el desempleo aparece fuertemente correlacionado con la infelicidad. Sin embargo, no por tener mayor salario o ingresos se es más feliz. La felicidad aumenta con la renta de forma decreciente, lo que quiere decir que, a partir de un cierto nivel -que variará en función de las condiciones socioeconómicas del individuo-, es más difícil encontrar el estado de ánimo óptimo. Por último, la salud y la religión juegan un papel determinante. Los creyentes son más felices que los agnósticos.

El trabajo de Fedea lo han realizado los profesores Namkee Ahn y Francisco Mochón, de la UNED, y pone de relieve que los factores que explican la felicidad de los españoles no son muy distintos a los existentes en otros países europeos. Las fuentes utilizadas para llegar a esas conclusiones son las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas de los últimos 25 años y la Encuesta Mundial de Valores, realizada anualmente por el Worldwatch Institute.

Felicidad por sexos

El trabajo de los profesores Mochón y Ahn parte de que hombres y mujeres son igual de felices o de infelices, según se mire. “Aunque las mujeres se deprimen con más frecuencia y experimentan más emociones negativas que los hombres”, dicen los autores, “no se sienten más infelices que los hombres, precisamente porque también experimentan mayor número de emociones positivas, por lo que al final el resultado es neutro”.

En cuanto a la edad, la felicidad tiende a ser mayor entre los jóvenes y entre las personas mayores, y menor entre las personas medianas. Está demostrado que, aunque las personas mayores suelen tener peor salud, menor nivel de renta y las probabilidades que tienen de vivir en pareja son menores, son, sin embargo, más felices. Un factor que puede ayudar a explicar el mayor grado de felicidad con la edad es que las personas mayores tienen menos aspiraciones que las más jóvenes, por lo que la diferencia, el gap, entre objetivos y logros es menor. De ahí puede inferirse que el establecimiento de grandes metas difíciles de conseguir puede ser una fuente de infelicidad.

¿El dinero da la felicidad?

Y el dinero, ¿qué papel juega en la felicidad? El informe de Fedea pone de relieve que las personas con niveles de renta más elevados tienen más oportunidades de alcanzar lo que desean y tienen un estatus social más elevado. De los datos de la Encuesta del Eurobarómetro se desprende que el 88% de los más ricos se mostraban satisfechos o muy satisfechos con su vida, mientras que, dentro del segmento de los más pobres, el porcentaje de satisfacción era del 66%. Pero dicho esto, también parece demostrado que “la renta no aumenta la felicidad de forma indefinida”. Puede decirse, por lo tanto, que la relación entre renta y felicidad no es lineal, es decir, que la utilidad marginal es decreciente con la renta absoluta.

La razón de esta aparente paradoja es que los individuos se comparan con otros de su mismo nivel socioeconómico en función de sus niveles de ambición o aspiración, por lo que, si la distancia entre objetivos y logros aumenta, es muy probable que, aunque crezca la renta absoluta, la relativa disminuye. Y ahí es cuando aparece una fuente de infelicidad. “Por lo tanto”, dicen los autores, “una explicación de la débil relación entre renta y felicidad es que la renta relativa más que la renta efectiva es la que, a partir de un cierto nivel, hace más felices a los individuos”.

El estudio incide en esta idea y demuestra en términos regionales que el nivel absoluto de renta no es la variable básica para alcanzar la felicidad. Y esto es así porque del análisis de la incidencia regional sobre el nivel de satisfacción de los individuos se infiere que comunidades autónomas consideradas ‘pobres’ son más felices que muchas de las ‘ricas’. Entre las regiones con mayores niveles de felicidad están Asturias, Cataluña, Comunidad Valenciana y Navarra. Por el contrario, en las dos Castillas, Baleares, Galicia, Madrid y País Vasco el nivel de satisfacción general es inferior.

Las fuertes convicciones ayudan

El estudio ha detectado que los individuos que se sienten “orgullosos de ser españoles” se muestran más felices que los que no se encuentran en la misma situación, mientras que los considerados materialistas tienden a ser más infelices que los idealistas. Según el informe, algunos trabajos han señalado que el 84% de aquellos que van a la Iglesia con asiduidad se declaran muy satisfechos con su vida, mientras que entre los que nunca van a misa ese porcentaje baja al 77%. El factor principal de este comportamiento parece estar vinculado al fuerte apoyo social que las iglesias ofrecen a los creyentes, algo que, por razones obvias, no opera entre los agnósticos. Un apoyo que va desde la ayuda material a la personal o de relaciones de amistad.

En cuanto a la relación entre estado civil y felicidad, el estudio da por hecho que las personas que están casadas o viven juntas con su pareja son más felices que las que viven solas, ya sea porque no se han casado o porque se han divorciado o se encuentran en situación de viudedad. Según los estudios disponibles, los casados aparecen con una mejor salud mental, ya que el contar con pareja ayuda a superar el estrés y las depresiones. Tener hijos tiene un efecto bastante reducido en la felicidad de los matrimonios. Los periodos más felices del matrimonio son la luna de miel y los años en los que aún no se tiene descendencia, mientras que los peores son cuando los hijos tienen menos de cinco años y cuando llegan a la adolescencia.


Fuentes de Información:
www.Cotizalia.com (Diario de información económica de mercados y bolsa )
avatar
kullo

Cantidad de envíos : 901
Fecha de inscripción : 07/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Un estudio demuestra que el dinero da la felicidad... hasta cierto punto

Mensaje por Invitado el Mar Nov 08, 2011 11:26 am

El dinero cubre necesidades y da comodidad, que es quizás parte de lo que entendemos por FELICIDAD. Pero esto es una causa impermanente, cambiante. Hoy puede ser, pero mañana, en un segundo, ya no es.... o viceversa.
La FELICIDAD está en nuestro interior.... otra cosa es que la butaca con la que observamos nuestra realidad sea más o menos comoda.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.