Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


reiki rosacruz -10-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

reiki rosacruz -10-

Mensaje por kullo el Miér Sep 14, 2011 8:27 pm

causa, lo primero que debe hacer es suprimirla. Por ejemplo, si alguien sufre una infección pulmonar y fuma mucho, no tiene ninguna posibilidad de curación mientras no deje de fumar. De la misma manera, si una persona sufre de úlcera de estómago y no hace ningún esfuerzo para comer mejor y en mejores condiciones, la naturaleza tendrá muchas dificultades para restablecer la salud en ella. Por tanto, cuando conozca el diagnóstico médico de su enfermedad, lo primero que debe hacer es comprobar si, como consecuencia de su comportamiento físico, mental, emocional o espiritual, es responsable de errores que deben ser corregidos. En la mayoría de los casos bastará un simple análisis para tomar consciencia de ello. Otras veces, será necesario recurrir a la intuición. Cuando ni el razonamiento ni la intuición permiten definir los posibles errores cometidos, hay que recurrir directamente a los principios místicos de la autocuración.

TRATAMIENTOS ESPECIFICOS

- Si tiene dolor de cabeza, puede ser válido todo el proceso indicado en el capítulo XV, en la sien derecha y el índice y el medio de la mano izquierda en la sien izquierda.
- Si se ha producido una herida superficial o un hematoma poco grave, dependiendo de su emplazamiento, puede utilizar el tratamiento indicado en el capítulo XVIII, que consiste en hacer respiraciones profundas neutras sin dejar de aplicar los dedos índice y el medio de la mano izquierda en uno de los lados del lugar dolorido y el índice y medio de la mano derecha al otro lado.
- Si sufre alguna de las dolencias indicadas en los capítulos XV, XVI, XVII y XVIII, en la autocuración pueden ser empleados cualquiera de los tratamientos utilizados para ayudar a otros. Para ello, le sugerimos que consulte los esquemas presentados y que repase todo lo que le fue explicado sobre la manera de efectuar los tratamientos negativos y positivos. Como ya hemos indicado en varias ocasiones, la naturaleza ha hecho bien las cosas, ya que los principales ganglios utilizados en la terapia rosacruz son fácilmente accesibles en los autotratamientos. El primer ganglio cervical, el tercer ganglio cervical (o primer ganglio torácico), el décimo y undécimo ganglios torácicos, el segundo, tercer, cuarto y quinto ganglios lumbares, todos ellos están situados en zonas que pueden ser alcanzadas sin dificultad con los dedos. Por tanto, como puede comprobar, la autocuración por medio del estímulo de los ganglios ortosimpáticos, no plantea ningún problema.
Si es usted zurdo, basta adaptar cada tratamiento a su caso particular prestando especial atención a que se respete el contacto de las polaridades indicadas en el caso de los diestros. Es decir, si va a aplicar un estímulo sobre los ganglios ortosimpáticos, aplique los dedos de la mano izquierda sobre la cadena ortosimpática derecha para los tratamientos positivos, y los dedos de la mano derecha sobre la cadena ortosimpática izquierda para los tratamientos negativos. Si tiene jaqueca, coloque los dedos índice y medio de su mano izquierda en la sien derecha y el índice y medio de su mano derecha en la sien izquierda. Esta posición le obligará a cruzar los brazos ante su cara. La mano que debe colocar sobre la frente al final de este tratamiento, es la izquierda. Tanto si es diestro como si es zurdo, deben ser respetados todos los procesos respiratorios indicados. Es decir, los tratamientos negativos deben ir siempre acompañados de respiraciones profundas negativas y los tratamientos positivos de respiraciones profundas positivas. Lo que quiere decir que el hecho de ser zurdo puede obligarle a hacer ciertos cambios en cuanto a las manos utilizadas, pero los procesos respiratorios son siempre los mismos.

EL TRATAMIENTO GENERAL

Si sufre trastornos distintos de los relacionados en los capítulos XV, XVI, XVII y XVIII, debe recurrir a la aplicación del tratamiento general basado en los dos métodos explicados en el capítulo XXI. Recuerde que lo primero que debe hacer es averiguar si tiene fiebre o no. En caso afirmativo, debe aplicar un tratamiento negativo en el tercer ganglio cervical (o primer ganglio torácico) de la cadena ortosimpática derecha. Debido a la importancia de este ganglio, cualquier actuación sobre él, permite tratar alrededor del 70 % de las enfermedades y, por medio de la corriente sanguínea, neutralizar muchos trastornos. En caso contrario, lo que necesita es un tratamiento positivo en el mismo ganglio de la cadena opuesta. Si no sabe si tiene fiebre o no, debe recurrir al segundo método, aplicando un tratamiento negativo sobre el tercer ganglio cervical (o primer ganglio torácico) de la cadena ortosimpática derecha y esperando media hora. Si una vez transcurrida ésta, no experimenta ninguna mejoría, es porque lo que le falta no es la energía negativa, sino la positiva. Debe, por tanto, aplicarse un tratamiento positivo en el ganglio opuesto, es decir, en el tercer ganglio cervical (o primer ganglio torácico) de la cadena ortosimpática izquierda.
En el capítulo XX, le indicamos un método que consiste en un tratamiento distinto al de estimular los ganglios ortosimpáticos. Recordemos brevemente que este método consiste en tomar la mano derecha del paciente con su mano derecha y la mano izquierda con su mano izquierda mientras hace una serie de respiraciones profundas neutras. Si le resulta complicado el método de autocuración basado en el estímulo de los ganglios ortosimpáticos, existe igualmente un tratamiento doble que puede utilizar sobre usted mismo, y que como podrá comprobar, es muy fácil de poner en práctica.

EL DOBLE TRATAMIENTO

Este doble tratamiento consiste en permanecer sentado con la columna vertebral bien recta, los pies juntos y bien apoyados en el suelo. En cuanto a las manos, deben colocarse en el plexo solar, con los dedos cruzados, tal como figura en el esquema de la aplicación práctica de este capítulo. El plexo solar, llamado también "ganglio celíaco", está situado en la zona abdominal comprendida entre el ombligo y la punta inferior del esternón. Mientras permanece en esta posición, efectúe durante un periodo de cinco a diez minutos, una serie de respiraciones profundas neutras. Si por alguna razón, no se siente con fuerza para realizar este ejercicio sentado, tiéndase en la cama y proceda como acabamos de indicarle, es decir, junte los pies, coloque las dos manos sobre el plexo solar y haga varias series de respiraciones profundas neutras. Si siente que el sueño le invade, no se resista, a menos que sus obligaciones no le permitan dormir. Este descanso tiene un efecto sumamente regenerador.
Por todas las razones que le han sido explicadas en el capítulo anterior, este doble tratamiento le aportará a la vez un estímulo negativo y positivo. El plexo solar, como ya hemos indicado anteriormente, está relacionado con un importante centro síquico del cuerpo: el centro solar. Ahora bien, todos los centros síquicos son interdependientes y forman un conjunto. Por eso, todo estímulo efectuado sobre uno de ellos, repercute en los demás propagándose por todo el organismo por medio del sistema nervioso autónomo. Por tanto, al aplicar un autoestímulo, que es a la vez negativo y positivo, sobre el plexo solar, quien se beneficia del equilibrio energético producido, es todo el conjunto del cuerpo síquico y, como consecuencia, también el conjunto del cuerpo físico. Aunque este método sea muy beneficioso en muchos casos, debe intentar siempre dar preferencia a los tratamientos que actúan directamente sobre los ganglios ortosimpáticos.
Este esquema representa la manera en que debe colocar las manos sobre el plexo solar para efectuar el doble tratamiento sobre usted. Cruzando los dedos de esta manera, provocará una fusión entre la energía negativa y positiva de su cuerpo síquico. Esta energía fusionada, cuya intensidad energética queda ampliada a causa de las respiraciones profundas neutras, se irradia hacia su plexo solar y, desde allí, se reparte por todo su cuerpo físico para regenerarlo.

CAPÍTULO XXIII

Después de haber estudiado los principios básicos de la terapia rosacruz tanto para curar al prójimo como para curarse a usted mismo, es importante que ahora examinemos como prevenir las enfermedades, ya que el mejor medio por a mantener la salud, es no caer enfermo. Como hemos indicado en el capítulo anterior, esta afirmación no es una perogrullada, aunque pueda parecerlo. Significa simplemente que más vale prevenir las enfermedades que verse en la obligación de curarlas.

LA PREVENCIÓN FÍSICA

En los primeros capítulos de este libro, hemos insistido en la importancia de una buena higiene de vida en el plano alimentario. Es evidente que no podemos esperar mantener una buena salud si comemos mal, es decir, si consumimos unos alimentos mal equilibrados o de mala calidad. Como hemos recordado repetidas veces, los alimentos y la bebida que consumimos cotidianamente están estrechamente ligados a una de las dos polaridades de la Fuerza Vital, en este caso, a la polaridad negativa. Por esta razón, debemos dedicarles gran atención y procurar que respondan a las necesidades reales de nuestro organismo. Si descuidamos la importancia de la higiene alimentaria, no aportamos a las células del cuerpo la vitalidad física que les es necesaria por a trabajar en buenas condiciones. El conjunto del organismo se resiente fatalmente pues, en el plano meramente fisiológico, su funcionamiento general es un reflejo de la actividad celular.
Cuando estudiamos la célula explicamos que prácticamente todas las formas de cáncer son consecuencia de una situación anárquica en uno o varios órganos. La medicina afirma cada vez con más seguridad que entre los factores cancerígenos, la mala alimentación es uno de los más frecuentes. Ello supone que una nutrición inadecuada o consumida en malas condiciones crea un desequilibrio en el organismo que, en muchos casos, favorece la aparición de metástasis, es decir, de células cancerosas. Esto no debe sorprenderle ya que los alimentos y las bebidas aportan al cuerpo la energía indispensable para cada una de sus funciones. Ahora bien, es evidente que si el potencial de esta energía es demasiado débil, el metabolismo celular se lleva a cabo al precio de enormes esfuerzos o tensiones que, a más o menos largo plazo, se manifiestan bajo la forma de enfermedades graves.
En consecuencia, debe comprender que la elección de una buena alimentación constituye uno de los elementos más importantes para prevenir las enfermedades. Es cierto que el mundo en el que vivimos hace cada vez más difícil el respeto a las reglas nutricionales básicas. El ritmo desenfrenado de vida que lleva la mayoría de la gente, la conduce a descuidar la calidad de sus comidas, no sólo en lo referido a la nutrición sino también en cuanto a las condiciones en las que comen. Por esta razón insistimos una vez más en la atención que debe conceder a sus comidas, ya que si Dios ha hecho de la alimentación una necesidad vital que resulta placentera, no es para que el hombre, por ignorancia o por negligencia, la transforme en causa de enfermedades y sufrimientos.
Lo que acabamos de explicar sobre la alimentación se aplica también al aire que respiramos. Ahora usted ya sabe que está directamente ligado a la polaridad positiva de la Fuerza Vital. Lo que significa que el bienestar tísico del organismo depende también de la calidad del potencial energético que introducimos en el cuerpo por medio de la respiración. Por tanto, es fácil comprender que si respiramos constantemente aire contaminada, estamos creando en nosotros los gérmenes de numerosas enfermedades. Hay que añadir que el mero hecho de disfrutar de un medio ambiente puro no es suficiente para que la respiración aporte al hombre el máximo de la energía vital que transporta el aire. Para favorecer los procesos metabólicos que están ligados directa o indirectamente a la función respiratoria es necesario también respirar correctamente. Muchos especialistas han hecho hincapié en que el volumen de la caja torácica del hombre tiene una fuerte tendencia a disminuir en el transcurso de las generaciones. Esto se debe a que las condiciones de vida requieren cada vez menos esfuerzo de la función respiratoria y a que la mayor parte de las personas no se preocupan por compensar este hecho concediendo mayor atención a su manera de respirar. Por otra parte, y esto es muy importante, debe recordar constantemente que la vitalidad contenida en el aire no se limita en ningún caso al oxígeno, sino que incluye igualmente una esencia cósmica que, en definitiva, es la que contiene el origen divino de la vida. De hecho, tal como hemos puesto de relieve varias veces en los primeros capítulos, es esta esencia la que, al penetrar en cada célula, hace del hombre un ser vivo y consciente. Llegará el día en que la ciencia médica reconocerá oficialmente este principio que los rosacruces mantienen desde hace siglos. De todo lo anteriormente expuesto, es fácil deducir que el respeto hacia una buena higiene respiratoria tiene consecuencias sumamente positivas en el bienestar físico y síquico.
En el plano físico, además de la necesidad de comer y de respirar correctamente, hay otro punto importante que hay que respetar si se quiere mantener una buena salud Se trata del beneficio que se obtiene de la actividad física regular. Cuando hablamos de "actividad física " no nos referimos necesariamente, tal como muchos la conciben, a la práctica de algún deporte. Lo que queremos es llamar su atención sobre el hecho de que el cuerpo tiene necesidad de un mínimo de ejercicio para que todo el metabolismo se efectúe en buenas condiciones. Además, hay que usar regularmente ciertas funciones puramente musculares para que no pierdan el dinamismo que deben mantener en caso de necesidad. Son muchos los médicos que afirman que no caminamos bastante, lo que, en el transcurso de las generaciones, podría conducir a una atrofia progresiva de los miembros inferiores de la especie humana. Es normal que la morfología humana experimente transformaciones, dado que el cuerpo debe adaptarse a su entorno. En este aspecto, no nos cabe ninguna duda de que la fuerza muscular del hombre disminuirá con el tiempo, ya que la tecnología le liberará cada vez con más frecuencia de las tareas agotadoras. Sin embargo, no debemos caer en la trampa de la comodidad cometiendo el error de no utilizar el cuerpo físico en aquellas actividades que le son beneficiosas.
Para poner un ejemplo en lo referido a la salud, el estreñimiento es la enfermedad típica que sufren las personas que no hacen ejercicio. Es de sobra conocido que los movimientos del cuerpo, sobre todo los que se realizan al caminar, favorecen el buen desarrollo de ciertas fases de la digestión intestinal y son un excelente remedio contra el estreñimiento.
Podríamos poner otros muchos ejemplos para demostrar que la actividad física regular es altamente beneficiosa para numerosas funciones del cuerpo. Es evidente que la obligación de realizar regularmente algún tipo de ejercicio es algo que depende del modo de vida de cada uno. Si una persona ejerce una profesión en la que utiliza su cuerpo físicamente, no hay ninguna razón particular para que deba practicar una actividad física suplementaria. En cambio, los que hacen un trabajo sedentario, deben esforzarse por compensar esta carencia cuando dispongan de tiempo o se presente la ocasión. Cada cual debe elegir como unir lo útil a lo agradable escogiendo la manera de dar al cuerpo la actividad que necesita. Hay quienes elegirán caminar, otros la jardinería, y otros practicar algún deporte. Lo que importa, es no olvidar que el cuerpo del hombre es una máquina compleja cuya mecánica debe ser cuidada regularmente.
Antes de comenzar el estudio sobre como prevenir mentalmente las enfermedades, deseamos proponerle cinco sencillos ejercicios aconsejándole que los lleve a cabo con la mayor frecuencia posible. Todos ellos están relacionados con el bienestar del cuerpo físico al estar vinculados directamente con los beneficiosos efectos producidos en el organismo por el magnetismo terrestre.
- En primer lugar, le sugerimos que realice regularmente los dos ejercicios que le han sido propuestos en el capítulo XIX. Recuerde que el primero consiste en ponerse de pie delante de una ventana abierta o al aire libre, los pies juntos uno contra el otro y las manos con las palmas juntas. Manténgase en esa posición aproximadamente cinco minutos mientras efectúa una serie de respiraciones profundas negativas. El segundo consiste en ponerse de pie ante una ventana abierta o al aire libre, las piernas y los brazos separados, los pies bien apoyados sobre el suelo y las palmas dirigidas hacia lo alto. Como ya hemos dicho anteriormente, estos dos ejercicios tienen la finalidad de aumentar la intensidad de nuestro magnetismo positivo o negativo. Pueden ser practicados solos o uno tras otro. En el segundo caso, el ejercicio N° 2 debe ser realizado después del ejercicio N° 1, a continuación o después de una pausa de aproximadamente cinco minutos, según prefiera.
- El tercer ejercicio que le proponemos llevar a cabo tan a menudo como le sea posible, consiste en salir al exterior y tumbarse en la tierra, sobre la espalda, con las piernas separadas y los brazos en cruz, las palmas vueltas hacia el cielo. Mientras permanece en esa posición, proceda a realizar una serie de respiraciones profundas neutras de cinco a diez minutos de duración. Al final de esta serie, puede continuar el ejercicio permaneciendo tumbado, pero realizando respiraciones normales. Este ejercicio le pondrá en contacto directo con el magnetismo terrestre reforzando su potencial de energía negativa y positiva. Si le es posible, realice este ejercicio sobre la hierba. Puede hacerlo con los ojos abiertos o cerrados.
- El cuarto ejercicio que le aconsejamos practicar para que pueda beneficiarse del magnetismo y de las virtudes electromagnéticas de la atmósfera consiste en que cada vez que se bañe en agua natural, como la de los lagos o la del mar, haga "la plancha". O lo que es lo mismo, colóquese en el agua en la posición que le ha sido indicada en el ejercicio anterior. Las respiraciones que debe efectuar son las profundas positivas, ya que necesita retener aire en los pulmones para permitir que su cuerpo flote. Este ejercicio puede realizarlo durante todo el tiempo que desee.
- El quinto y último ejercicio consiste en que, cada vez que tenga oportunidad y si no hay nada que se oponga a ello, camine con los pies desnudos sobre el rocío de la mañana mientras realiza respiraciones profundas neutras. Un paseo de cinco a diez minutos es suficiente para permitir que su cuerpo aproveche el magnetismo específico del rocío. Este posee propiedades químicas y alquímicas muy especiales puesto que es el resultado de una condensación que asocia el electromagnetismo negativo de la Tierra con el electromagnetismo positivo de la atmósfera.
Estos sencillos ejercicios deben ser realizados de forma discreta. No debe darles un carácter exhibicionista atrayendo la atención sobre usted. Se trata de simples prácticas que pueden ser efectuadas de manera natural cuando se presente la ocasión.

LA PREVENCION MENTAL

Como es evidente, la prevención mental de las enfermedades está relacionada con la atención que debemos prestar a los pensamientos. Dado que son de naturaleza vibratoria y que nuestro cuerpo también lo es, es fácil comprender que tienen un efecto permanente sobre él. Si nuestros pensamientos son positivos, generan armonía en nosotros, siendo ésta la principal condición para mantener una buena salud. En cambio, si son negativos, engendran una discordancia interior que, muy a menudo, se traduce por una enfermedad. Se entiende por “pensamientos positivos” los que son conductores de sentimientos basados en el amor, en la amistad, en la tolerancia, en el perdón, en la generosidad, en el altruismo y, en general, en todas las virtudes que el hombre puede y debe manifestar en su vida cotidiana. Por "pensamientos negativos" entendemos no solamente los pensamientos engendrados por la envidia, los celos, la ira, el odio, el rencor, etc., sino igualmente los que corresponden a un estado permanente de angustia, de temor o de pesimismo.
Ahora parece evidente que los pensamientos tienen una gran influencia sobre la salud dado que este hecho ha sido ampliamente reconocido por los profesionales de la medicina. Sin embargo, no siempre fue así. La medicina oficial ha negado esta influencia durante siglos, considerando que el origen de todas las enfermedades sólo podía encontrarse en anomalías puramente funcionales u orgánicas. Sin embargo, es curioso comprobar que desde hace mucho tiempo la ciencia admite que una "moral alta" es una baza importante para obtener la curación de enfermedades graves. Por tanto, también debería reconocer que una "moral baja" puede dar lugar a recaídas o ser la causa de que no se superen fácilmente las enfermedades. La respuesta es simple: Si acepta esta verdad, se obliga a reconocer que los pensamientos negativos forman parte de las causas patológicas, lo que hace intervenir un elemento subjetivo e irracional en-una-ciencia que pretende ser muy racionalista.
La principal causa de la mayor parte de las enfermedades es debida a un descenso de la frecuencia vibratoria del ser, y este descenso es la consecuencia de un desequilibrio entre las polaridades negativa y positiva de la Fuerza Vital. Ahora bien, por razones evidentes, todo mal pensamiento produce un desequilibrio, pues se opone al flujo vibratorio de la Armonía Cósmica que debe prevalecer en todos los órganos y en todas las funciones físicas y síquicas del ser. Cuando esta oposición es sólo pasajera, no tiene ningún efecto negativo sobre la salud. En cambio, cuando se mantiene de forma continua y voluntaria, termina por crear una condición discordante que, en un plazo más o menos largo, da origen a diversos trastornos fisiológicos. Es importante que comprenda que el hombre no debe temer a los pensamientos negativos de otros, ya que éstos no tienen otro poder que el que se les otorga, sino más bien a los que él mismo mantiene. Por tanto, debe conceder tanta importancia a la higiene mental como a la del cuerpo físico. Quien ignore esta verdad lleva en él los gérmenes de diversas enfermedades, corriendo el riesgo de padecerlas en cualquier momento de su existencia.
Continuaremos este estudio en el próximo capítulo y en él veremos que la salud depende también del estado emocional y de la capacidad de vivir en la espiritualidad.
Puesto que este capítulo está dedicado a la importancia que debemos conceder a la naturaleza de los pensamientos, nos parece apropiado sugerirle que analice cual es su estado mental habitual. Intente definir con total objetividad si su manera de pensar es sana. En primer lugar, considere cuales son las mayores debilidades humanas y determine si se deja llevar frecuentemente por ideas que conllevan celos, egoísmo, rencor, maldad, cólera, etc. Puesto que usted es un místico, es poco probable que se deje dominar por tales ideas, pero este examen le permitirá reflexionar sobre el origen y la naturaleza de estas debilidades. A continuación, compruebe si se muestra con frecuencia ansioso, angustiado, pesimista, etc. Si así fuera, debe transmutar este estado reemplazándolo de forma progresiva por una actitud optimista, y muy especialmente, cuando las circunstancias le sean desfavorables. Aunque le parezca difícil, es totalmente posible realizar esta transmutación. Basta con desearlo y utilizar el arte de la autosugestión, tal como le fue enseñado en un libro anterior. Puede estar seguro de que cuanto más positivo sea su estado mental, mayores serán las condiciones favorables para el mantenimiento de una buena salud.

CAPÍTULO XXIV

Después de haber dedicado el capítulo anterior a la prevención física y mental de las enfermedades, ahora debemos considerar la influencia que ejercen las emociones sobre la salud, para finalizar este estudio contemplando cómo, para beneficiarse en todos los planos de la influencia regeneradora de las leyes cósmicas, es necesario vivir en la espiritualidad.

LA PREVENCIÓN EMOCIONAL

Seamos conscientes de ello o no, la mayor parte de los pensamientos son causa de emociones ya que la naturaleza sicológica del hombre forma un todo completo. Toda emoción ejerce una acción específica sobre el sistema nervioso autónomo que, vamos a recordarle, es quien dirige y controla todas las funciones involuntarias del ser. Eso significa que existe una interacción permanente entre el estado mental y el estado emocional y que ésta actúa sobre el cuerpo síquico independientemente de la voluntad, y también y más especialmente, sobre los diferentes centros encargados de mantener la armonía en todas las actividades. Por ejemplo, seguramente habrá observado que, cuando por cualquier causa, se atraviesa por un estado mental y emocional negativo, se experimenta una impresión de opresión a nivel del plexo solar. Esta impresión es debida a la reacción del centro síquico situado en esa región del cuerpo, que en este caso, es el centro solar. Para poner otro ejemplo, seguro que después de haber tenido pensamientos o emociones especialmente positivas, ha sentido un efecto agradable a nivel del corazón. Esto se debe igualmente a que en este órgano, o más exactamente, en el pericardio, está situado otro centro psíquico que reacciona ante ciertos estímulos.
Si hemos puesto el ejemplo del centro solar y del pericardio para ilustrar la influencia que ejercen las emociones sobre el ser, es porque las impresiones que sentimos cuando éstos se ven afectados son especialmente nítidas. No obstante, es importante que sepa que todos los centros síquicos del cuerpo reaccionan de forma individual ante los distintos estados emocionales, aunque la percepción de estas reacciones no sea tan evidente. Por otra parte, existe tal afinidad entre ellos, que todo estímulo producido sobre uno, actúa directamente sobre los otros, ya qué, al igual que los sistemas sanguíneo, linfático o nervioso, constituyen un sistema completo. Esta particularidad resultará muy útil cuando abordemos la manera de desarrollar sus actividades a fin de aumentar la sensibilidad síquica, es decir, la percepción extrasensorial. Además de los ejercicios encaminados al despertar específico de cada centro, también veremos que es posible estimularlos en conjunto, precisamente, debido al vínculo sutil que los une.
En el marco de este libro dedicado a la terapia rosacruz, es importante que sepa que los centros síquicos del cuerpo son los responsables de las secreciones producidas por las glándulas, órganos o plexos. Vamos a poner algunos ejemplos concretos: la glándula tiroides segrega la tiroxina; las glándulas suprarrenales la adrenalina; el hígado, la bilis; el páncreas, la insulina, etc. Ahora bien, todas estas secreciones, aunque son el resultado de un proceso fisiológico, han sido activadas debido a un impulso de los distintos centros síquicos. En este caso, por el centro tiroideo, por el suprarrenal, por el hepático y por el pancreático. Si el estado emocional es positivo, las hormonas o sustancias segregadas son las que corresponden a las necesidades del cuerpo físico y contribuyen al buen funcionamiento del organismo. En cambio, si estamos bajo la influencia de emociones negativas, se vierte demasiada cantidad en la sangre provocando un envenenamiento local que perturba temporalmente algunas de las funciones orgánicas. Igualmente, también se produce un momentáneo aumento o disminución del flujo de energía síquica que circula por el sistema nervioso autónomo que afecta negativamente al bienestar general. En consecuencia, para vibrar en perfecta resonancia con la Armonía Cósmica, es sumamente importante mantener un estado emocional lo más puro posible.

LA PREVENCION ESPIRITUAL

Entre las causas fundamentales que dan origen a muchas enfermedades, hay que resaltar la falta de espiritualidad. Hay demasiadas personas que llevan una existencia basada únicamente en los placeres del cuerpo y que, sin ser conscientes de ello, sólo viven preocupadas por las relaciones que les unen al mundo material. Al obrar de esta manera, están descuidando la dimensión más importante de su ser, es decir, el alma, privándose de la influencia regeneradora que podrían recibir de ella. Podríamos afirmar que si todas las personas concedieran tanta atención a su Ser espiritual como a su Ser físico, eliminarían de su vida casi todas las enfermedades que les afligen actualmente al elevar su frecuencia vibratoria manteniéndose en armonía con Dios. Sabemos que la mayor parte de los científicos no aceptaría esta afirmación, pero el tiempo aportará la prueba de que la espiritualidad es la más eficaz de las terapias. De hecho, estamos convencidos de que el mayor progreso de la medicina se conseguirá cuando la humanidad tome consciencia de su origen y de su naturaleza divina.
¿Qué puede usted hacer en el plano espiritual para preservarse de las enfermedades? Se podría resumir en una sola frase: practicar con regularidad los experimentos místicos que le venimos proponiendo en el marco de su afiliación rosacruz. Todos ellos tienen un único objetivo: desarrollar su sensibilidad síquica y hacerle receptivo a la Armonía Cósmica de la que acabamos de hablar. Si los realiza con regularidad, se establecerá un vínculo cada vez más estrecho entre los diferentes aspectos de su ser y las fuerzas constructivas del universo. En el plano espiritual, esta armonización cósmica se manifiesta por una iluminación de la consciencia y por la sabiduría que se deriva de ella; en el plano emocional, por un sentimiento de Paz Profunda y de amor hacia toda la Creación; en el plano intelectual, por la adquisición de un razonamiento inspirado y por una gran capacidad para resolver los problemas; en el plano físico, por una buena salud y un gran potencial de vitalidad. De hecho, éste es el estado ideal que debe intentar alcanzar.
Debe prestar una atención muy especial a todo lo que le ha sido explicado en este capítulo y en la anterior sobre la manera de prevenir física, mental, emocional y espiritualmente las enfermedades. Si aplica tan frecuentemente como le sea posible los principios que le han sido.

EPÍLOGO

Esperamos que las instrucciones que le han sido transmitidas en este libro le hayan sido de utilidad para aplicar estos conocimientos ancestrales de curación metafísica en su vida cotidiana. ¡Que así sea!
avatar
kullo

Cantidad de envíos : 901
Fecha de inscripción : 07/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.