Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


reiki rosacruz -9-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

reiki rosacruz -9-

Mensaje por kullo el Miér Sep 14, 2011 8:24 pm

profundamente por la nariz, espirando nuevamente el aire por la nariz y bloqueando la respiración el mayor tiempo posible sin llegar a sentir molestias. Mientras efectúa el tratamiento, visualice con toda precisión la acción de la energía curativa que está siendo transmitida a través suyo.
- Al terminar el tratamiento, y justo antes de retirar los dedos, diga mentalmente la invocación de cierre: "La ley cósmica se ha cumplido para la curación de este Hermano. ¡Amén! ".
- A continuación, puede informar a su paciente de que ha terminado el tratamiento y que puede reemprender sus ocupaciones habituales. Si quiere reforzar el tratamiento, puede proponerle la repetición siempre que el paciente no tenga ningún inconveniente. Si cuenta con su consentimiento, espere al menos media hora antes de repetirlo. Entre tanto, puede prepararle un vaso de agua magnetizada y proponerle que la beba. No está obligado a decirle que ha magnetizado el agua, ya que el hecho de que lo sepa o no, no cambiará el efecto real que ésta tendrá sobre él.
- En el anexo encontrará un esquema en el que se ilustra la posición que debe ocupar en el momento de aplicar los tratamientos rosacruces. Aunque esto ya le ha sido explicado anteriormente, pensamos que puede ayudarle a una mejor memorización de los principios implicados. Cuando lo consulte, observe que la mano que no se utiliza durante el tratamiento no debe estar en contacto con el paciente, sino colgando, de manera natural, a lo largo del cuerpo.

SEGUNDO EJEMPLO

Supongamos ahora que uno de sus familiares tiene síntomas de agotamiento. El conjunto del proceso es igual al indicado anteriormente. Es decir, después de lavarse las manos y de beber un vaso de agua, debe intentar, siempre que sea posible, llevar a cabo el correspondiente ejercicio preparatorio (en este caso, el N°2). Una vez hecho esto, debe colocarse al lado del paciente y explicarle el tratamiento que va a serle aplicado.
- En los casos de agotamiento general, tal como ha sido explicado en el capítulo XVI, debe aplicarse un tratamiento positivo a nivel del tercer ganglio cervical de la cadena ortosimpática izquierda. Este ganglio forma uno con el primer ganglio torácico de la misma cadena. Le recordarnos que está situado en la base del cuello, en el lado izquierdo de la columna vertebral, a la altura, de la primera vértebra que no gira cuando se vuelve la cabeza. En la parte delantera del cuerpo, se encuentra encima de la cavidad superior del esternón. Puesto que va dar un tratamiento positivo, debe utilizar los dedos pulgar, índice y medio de la mano derecha a este nivel, detrás del cuello.
- Con los dedos así colocados, diga mentalmente la invocación de apertura del trabajo de curación, después, comience el tratamiento efectuando respiraciones profundas positivas, que tal como le hemos recordado muchas veces, se hacen inspirando profundamente por la nariz, reteniendo la inspiración el mayor tiempo posible, y espirando el aire también por la nariz. El paciente puede acompañarle en las respiraciones si previamente le ha explicado como debe realizarlas y los efectos que producen.
- Después de haber tratado a su paciente de esta manera durante un tiempo aproximado de cinco a diez minutos, cierre su trabajo de curación con la invocación rosacruz y hágale saber que puede levantarse. Al igual que en el ejemplo anterior, compruebe si es necesario repetir el tratamiento y si las circunstancias son las adecuadas. En cuanto al vaso de agua magnetizada, debe sugerirle al paciente que lo beba.

TERCER EJEMPLO

Imaginemos ahora que tiene que tratar a una persona que presenta síntomas de envenenamiento por alimentos. En este caso, y tal como hemos precisado en el capítulo XVII, debe aplicar un tratamiento negativo seguido de un tratamiento positivo, sobre el décimo o undécimo ganglio torácico. Debido a las razones que ya le han sido explicadas, es importante que recuerde que cada vez que efectúe un doble tratamiento, el positivo debe ir a continuación del negativo con un intervalo de aproximadamente quince minutos.
- En este ejemplo, después de haber tenido en cuenta todas las observaciones dadas anteriormente en cuanto a la manera en que debe prepararse para dar los tratamientos (en este caso concreto: el ejercicio preparatorio N°1 seguido del ejercicio preparatorio N°2), así como las que se refieren a la forma de preparar al paciente, debe colocarse detrás de él y aplicar los dedos pulgar, índice y medio de la mano izquierda en el décimo o undécimo ganglios de la cadena ortosimpática derecha del enfermo. Recuerde que estos dos ganglios se encuentran en la espalda, en el lado derecho de la columna vertebral, a la altura de la punta inferior del esternón. Con los dedos así colocados, diga mentalmente la invocación de apertura y proceda a realizar una serie de respiraciones negativas durante un tiempo aproximado de cinco a diez minutos.
- Después de una pausa de aproximadamente quince minutos, continúe con el tratamiento positivo. Para ello, coloque los tres primeros dedos de la mano derecha en el décimo o undécimo ganglio torácico de la cadena ortosimpática izquierda del paciente. Como es natural, esta zona se encuentra al lado opuesto de la que ha utilizado para el tratamiento negativo, es decir, a la izquierda de la columna vertebral, a la altura de la punta inferior del esternón. A lo largo el este tratamiento, debe efectuar una serie de respiraciones positivas.
- Después de haber terminado la fase positiva de este doble tratamiento, ciérrelo definitivamente con la correspondiente invocación final. Al igual que en los ejemplos contemplados anteriormente, antes de finalizar su actuación, puede proponer al paciente repetir de nuevo el proceso y también que beba un vaso de agua magnetizada. Si va a repetir el tratamiento, debe esperar al menos media hora antes de hacerlo.

CUARTO EJEMPLO

Si se encuentra con una persona que sufre de ciática, siente que puede aliviarla y ella está de acuerdo con su intervención, propóngale un tratamiento precisando que se trata de la misma terapia empleada por los médicos para aliviar a los pacientes de ciertas dolencias específicas.
- Tal como hemos indicado en el capítulo XVIII, la ciática debe ser tratada por medio de un estímulo positivo sobre los ganglios lumbares y, especialmente, sobre el segundo, tercero y cuarto. Debe recordar que estos tres ganglios están situados en la zona dorsal que se encuentra aproximadamente a la altura del ombligo. Puesto que el tratamiento a aplicar es el positivo, debe aplicar los dedos pulgar, índice y medio de la mano derecha en el lado izquierdo de esta zona. Obviamente, las respiraciones a efectuar son las profundas positivas.
— Después de haber dado el tratamiento durante cinco o diez minutos, concluya el trabajo de curación siguiendo las recomendaciones que le han sido explicadas en detalle en los ejemplos anteriores y. especialmente, en el primero. Como ya habrá adivinado, el indicado para este caso es el ejercicio preparatorio N° 2.

QUINTO EJEMPLO

Vamos a tomar en consideración, como último ejemplo de tratamiento, cuando existen heridas o hematomas por caídas o golpes. Para aliviar rápidamente el dolor y para acelerar el proceso de reabsorción, debe poner en práctica lo que le ha sido explicado en el capítulo XVIII a propósito de las heridas o golpes superficiales. Es decir, haga que la persona afectada se siente en una silla o taburete, coloque los dedos índice y medio de su mano izquierda a uno de los lados del lugar dolorido y los dedos índice y medio de la mano derecha al otro lado. Una vez colocados los dedos, diga mentalmente la invocación habitual y a continuación, realice una serie de respiraciones profundas neutras, que como ya sabe, se hacen inspirando profundamente el aire por la nariz, sin retenerlo en los pulmones, y espirando nuevamente por la nariz. O sea, encadenando ininterrumpidamente las inspiraciones y las espiraciones profundas. Después de aproximadamente cinco minutos de tratamiento, proceda mentalmente al cierre ritual del trabajo de curación y retire los dedos.
En esta situación no debe efectuar ningún ejercicio preparatorio, puesto que lo importante es actuar rápidamente para aliviar el dolor lo antes posible. Como es evidente, este tratamiento debe llevarse a cabo al mismo tiempo que se prestan al herido los cuidados pertinentes, (desinfección, pomadas apropiadas, etc). Usted deberá decidir si debe efectuar primero la imposición de manos o, si por el contrario, conviene hacerla una vez otorgados los primeros auxilios médicos. Además, queremos recordarle que este tratamiento rosacruz sólo es válido en los casos de heridas dolorosas y superficiales. Si se ha producido un corte profundo, quemaduras o existe un traumatismo grave, debe recurrir inmediatamente a un médico.
Para concluir nuestro estudio de este día, vamos a hacer una síntesis de los puntos esenciales que debe respetar en la aplicación de todo tratamiento rosacruz.
- Intervenga únicamente con sus parientes o con aquellas personas capaces de comprender y de aceptar su trabajo.
- Lávese las manos y beba un vaso de agua antes de proceder al tratamiento.
- Explique de forma sencilla a su paciente lo que va a hacerle y por qué.
- Propóngale, siempre que su estado lo permita, que efectúe el mismo tipo de respiraciones profundas que usted, pero siguiendo su propio ritmo.
- Sitúese detrás de él y después de colocar los dedos de la mano izquierda o de la derecha en el lugar indicado, y justo antes de proceder a dar el estímulo, diga mentalmente la invocación rosacruz de apertura a los trabajos de curación.
- Proceda al tratamiento durante un periodo que no debe exceder de diez minutos.
- Termine el tratamiento diciendo mentalmente la invocación de cierre de los trabajos de curación.
Además de estos puntos, que deben ser escrupulosamente respetados en todos los tratamientos, hay otros que no son tan indispensables, como por ejemplo:
- Los dos ejercicios respiratorios: puede ser que las circunstancias le impidan realizarlos con tranquilidad. También es posible que no pueda lavarse previamente las manos y beber un vaso de agua. En ambos casos. no se preocupe y proceda a efectuar directamente al tratamiento.
- Repetición del tratamiento: La experiencia demuestra que no siempre es necesario repetirlo, pero si usted o su paciente considera oportuna la repetición, el plazo de treinta minutos que hemos aconsejado corresponde al tiempo mínimo de espera entre el primero y el segundo. Puede repetir el tratamiento al cabo de una o dos horas, e incluso dar más de dos al día. Es necesario que comprenda correctamente que, en la terapia rosacruz, no pueden producirse sobredosis puesto que el cuerpo síquico toma únicamente aquello que necesita para compensar su desequilibrio energético. Esto significa que el exceso de estímulo negativo o positivo, no puede tener ningún efecto perjudicial sobre el organismo. Si como consecuencia de la repetición del tratamiento, aporta al paciente un excedente energético que no necesita, éste será eliminado del cuerpo por la irradiación natural de su propio magnetismo. Lo mismo ocurre cuando, si por cualquier razón, ha equivocado el tratamiento estimulando la energía positiva cuando hubiera debido aportar energía negativa. El único resultado de su error será que el tratamiento será ineficaz y no producirá ninguna mejoría en el paciente. Es decir, no puede producir ningún efecto secundario perjudicial. La terapia rosacruz no tiene consecuencias negativas para el enfermo, lo que está lejos de ser cierto cuando se aplica la alopatía. Lo más que puede pasar con los errores de tratamiento, es que no se produzca la curación o el alivio esperado.

CAPÍTULO XXI

Vamos a continuar nuestro estudio de la terapia rosacruz puesto que todavía nos quedan muchos puntos de los que hablar. Como ya habrá podido comprobar, los principios que le hemos enseñado no tienen nada de misterioso, oculto o mágico y, menos aún, de sobrenatural. Se trata simplemente de un conocimiento que nos ha sido transmitido desde la más remota antigüedad y que, a lo largo de los siglos, ha sido practicado por todos los ocultistas.
Ahora debemos considerar otro aspecto importante de la terapia rosacruz puesto que, evidentemente, la lista de las dolencias mencionadas en los esquemas anteriores, no es exhaustiva y no incluye todas las enfermedades que puede padecer el hombre, por lo que tal vez se pregunte como debe tratar aquellos trastornos que no figuran en estos esquemas. Como ahora vamos a explicarle, existe un tratamiento general que permite curar todos los males. Este tratamiento general se basa en dos métodos. A usted le corresponderá decidir cual de los dos debe ser aplicado, dependiendo de los casos.

TRATAMIENTO GENERAL

- El primer método que permite tratar una enfermedad que no figura en la lista dada anteriormente, consiste en determinar si el paciente tiene fiebre o no. Si su estado es febril, hay que aplicar un tratamiento negativo, ya que este estado es consecuencia de una falta de energía negativa en el cuerpo. Si no hay fiebre, lo que necesita es un tratamiento positivo ya que el desequilibrio energético que se ha producido es el inverso al que acabamos de mencionar. En ambos casos, el estímulo debe ser aplicado sobre el tercer ganglio cervical (primer ganglio torácico) de la cadena ortosimpática izquierda o derecha, ya que este ganglio está relacionado con muchos órganos y permite tratar numerosos trastornos. Además, está en relación directa con el sistema circulatorio. Por eso, todo estímulo producido sobre él, actúa sobre la sangre y contribuye a restablecer la armonía que le faltaba. Este es, por tanto, el ganglio que debe ser utilizado para los tratamientos generales.
- Pero no siempre es posible determinar si un paciente tiene fiebre o no. En este caso debe recurrir al segundo método y aplicarle un tratamiento negativo en el tercer ganglio cervical (primer ganglio torácico) de la cadena ortosimpática derecha. Si dentro de la primera media hora no experimenta ninguna mejoría, es porque la energía que necesitaba no era la negativa, sino la positiva. Un estímulo de entre cinco y diez minutos, utilizando la polaridad correcta, debe ser suficiente para neutralizar cualquier desequilibrio del cuerpo síquico produciendo un apreciable bienestar. Por eso, si el estado del paciente no ha mejorado después del tratamiento negativo, debe aplicarle un tratamiento positivo en el tercer ganglio cervical (primer ganglio torácico) de la cadena ortosimpática izquierda. Podrá comprobar que esta manera de proceder no es exactamente la misma que la de los dos tratamientos que hay que efectuar en caso de artrosis cervical, exceso de sudoración, anemia o envenenamiento por alimentos. En estos casos particulares, sabe desde el principio que hay que aplicar un estímulo negativo seguido de un estímulo positivo. Además, el ganglio a tratar, no es siempre el tercer ganglio cervical. Finalmente, en el tratamiento general, debe esperar no quince minutos, sino media hora, antes de efectuar un eventual tratamiento positivo.
Independientemente del método adoptado, siempre es posible repetir varias veces un tratamiento general durante las siguientes horas o días. Basta simplemente con esperar un plazo de al menos treinta minutos entre cada aplicación.

EL DOBLE TRATAMIENTO

Aunque hemos intentado explicar de manera sencilla como se aplica la terapia rosacruz, tal vez tenga dificultad para asimilar los diferentes procesos a seguir para transmitir los tratamientos positivos y negativos que hasta ahora le hemos enseñado. Por ello, vamos a proponerle ahora otra técnica de curación basada en el estímulo, a la vez negativo y positivo, de todo el cuerpo síquico. Los tratamientos más eficaces son los que se efectúan directamente sobre los ganglios ortosimpáticos ya que la energía que se transmite por medio de ellos alcanza directamente a la función o al órgano implicado permitiendo restablecer rápidamente el equilibrio energético que falta en el organismo. No obstante, la terapia que vamos a exponer a continuación es muy eficaz para aliviar, e incluso para curar totalmente, muchos estados patológicos. Además, como podrá comprobar, su aplicación es mucho más fácil que la de los tratamientos negativos y positivos basados en el estímulo directo de los ganglios ortosimpáticos.
Si una persona de su entorno sufre alguna de las dolencias ya indicadas o cualquier otro tipo de enfermedad, y si usted tiene dificultad para poner en práctica los diferentes tratamientos que le han sido presentados en este libro, debe proceder de la siguiente manera:
- Pida a su paciente que se siente en una silla con la columna vertebral bien recta y los pies juntos, bien apoyados sobre el suelo.
- Tome la mano derecha del paciente con su mano derecha y la mano izquierda, con su mano izquierda, tal como refleja el esquema que figura en el anexo de este capítulo.
- Efectúe una serie de respiraciones profundas neutras de cinco a diez minutos de duración que, le recordamos, consisten en una sucesión ininterrumpida de inspiraciones y de espiraciones profundas.
Por razones evidentes, este doble tratamiento aportará al paciente un suplemento tanto de energía positiva como de energía negativa. Puesto que toda enfermedad es el resultado de un desequilibrio entre estas dos energías, su aplicación contribuirá a neutralizar este desequilibrio y a curar al paciente. Si le falta energía positiva, su cuerpo tomará del estímulo dado el magnetismo positivo que necesita. En caso contrario, si el origen de la enfermedad proviene de una insuficiencia de energía negativa, su organismo tomará el magnetismo negativo necesario. Si se trata de un caso extremo en el que existe una carencia de energía negativa y positiva, se beneficiará de ambas polaridades. Como es natural, se puede repetir este doble tratamiento respetando siempre el intervalo de la media hora.
Es fácil comprender como actúa el doble tratamiento en el cuerpo del enfermo. Ya le hemos explicado que en los tres primeros dedos de cada mano están las terminaciones nerviosas del nervio radial, y que éste está en estrecha relación con los tres ganglios cervicales y, a través de ellos, con el hipotálamo y las glándulas pituitaria y pineal. Al tomar la mano derecha del paciente con su mano derecha y la mano izquierda con su mano izquierda, está poniendo en contacto sus terminaciones radiales con las de usted, permitiendo que el estímulo negativo y positivo ascienda hasta sus tres ganglios cervicales. Desde allí, las dos polaridades de este doble estímulo siguen la cadena ortosimpática correspondiente y se expanden por todo el cuerpo cumpliendo su obra regeneradora en todos los órganos. tina vez más vamos a insistir en que este tipo de estímulo sólo debe ser utilizado si tiene problemas para aplicar los tratamientos basados en los ganglios ortosimpáticos, aunque sabemos que hay muchos ocultistas que lo utilizan frecuentemente para ayudar a los enfermos y que los resultados obtenidos son muy satisfactorios.
Como es natural, tanto el tratamiento general como el doble tratamiento, deben ser aplicados siguiendo las recomendaciones dadas en los capítulos anteriores. Es decir, siempre que pueda, antes del tratamiento debe lavarse las manos, beber un vaso de agua y efectuar el ejercicio de respiración preparatorio. Si está dando un estímulo negativo y positivo a la vez, la mejor preparación es practicar el ejercicio preparatorio N' 1 seguido del ejercicio preparatorio N° 2. Además, como le venimos aconsejando, toda intervención debe ir acompañada de una breve explicación a fin de que el paciente comprenda la naturaleza del tratamiento y no confunda sus intenciones.

EL EQUILIBRIO PERSONAL

Antes de finalizar este capítulo nos parece importante abordar un punto del que todavía no habíamos hablado. Le aconsejamos que cada vez que aplique un tratamiento a una persona de su entorno, independientemente del método terapéutico utilizado, dedique a continuación algún tiempo para recargarse y para recuperar el equilibrio. Para ello, y si las circunstancias lo permiten, debe proceder de la manera siguiente:
- Después de haber terminado el tratamiento, lávese bien las manos.
- Efectúe los dos ejercicios que le hemos indicado en el capítulo XIX como preparación, empezando por el N° 1, aunque, en este caso, es evidente que no tienen un objetivo preparatorio, sino compensatorio.
- Termine su equilibrio personal con la invocación siguiente: "Que Dios me recargue en todos los planos de mi ser. ¡Que así sea! ".
- Después de una pausa de algunos segundos, beba un vaso de agua y reanude sus actividades normales.
De lo anteriormente expuesto no debe deducir que cuando da un tratatinento rosacruz a un paciente, esto le agota a usted. La energía negativa o positiva que le transmite es la que a usted le sobra y que, de todos modos, sería irradiada hacia afuera bajo el efecto del magnetismo natural. El equilibrado personal que le aconsejamos que lleve a cabo después de los tratamientos, tiene el objetivo de reforzar su propio potencial magnético, independientemente del trabajo de curación que haya realizado. Esto quiere decir que puede poner en práctica estos dos ejercicios siempre que desee aumentar ambas polaridades de su propia Fuerza Vital. Volveremos a hablar de ello antes de finalizar este libro.
El próximo capítulo examinaremos como puede utilizar los principios que hemos estudiado hoy en el marco específico de la autocuración puesto que la terapia rosacruz puede aplicarse tanto a los problemas de salud del prójimo como a los propios.
- Este esquema ilustra la manera en que debe cruzar los brazos para que su mano derecha esté en contacto con la mano derecha del paciente y su mano izquierda con la mano izquierda del mismo. Como hemos explicado en este capítulo, esta manera de proceder, acompañada de respiraciones profundas neutras, permite transmitir al paciente un estímulo que es a la vez positivo y negativo y que, a partir de los tres ganglios cervicales, se propaga por todo su cuerpo siguiendo las dos cadenas ortosimpáticas del sistema nervioso autónomo

CAPÍTULO XXII

Después de haber dedicado los capítulos anteriores al estudio de los métodos utilizados por los Rosacruces desde hace siglos para curar a otros, vamos a considerar ahora cuales son los principios para la autocuración y a revisar con más detalle lo que aprendió en la sección de Neófitos. Pero antes de examinar estos principios, nos parece importante insistir en algunos puntos fundamentales.
En primer lugar, debemos precisar que la palabra “enfermedad” es un término muy general empleado para designar infinidad de estados patológicos que van de una simple indisposición, a la leucemia. Eso significa que el hombre puede sufrir muchos males y que, en su inmensa mayoría, la ciencia médica ha sido capaz de diagnosticarlos y de darles un nombre. Sin embargo, como hemos explicado a lo largo de este libro, las numerosas enfermedades catalogadas por la medicina no son más que diferentes efectos de una misma causa fundamental: el desequilibrio energético de un órgano cualquiera o de una de las funciones síquicas.
Este desequilibrio se manifiesta por una perturbación orgánica o funcional, más o menos importante, que determina fatalmente el grado de gravedad. Por eso decimos que existen unas enfermedades que son graves y otras que no lo son, aunque en principio, la causa fundamental sea la misma. En general, se podría considerar que la diferencia de gravedad de las del trastorno síquico que les ha dado origen, por el tipo de órgano o función que se ha visto afectada, y por el número de días, meses o años transcurridos desde el comienzo de su aparición en el cuerpo.
En segundo lugar, sabemos que la mayor parte de las enfermedades graves, contrariamente a las que no lo son, son la consecuencia de un desequilibrio energético que se ha producido interiormente mucho tiempo antes de salir al exterior. En este segundo caso, es mucho más difícil restablecer el equilibrio y obtener la curación. Por todo ello, es sumamente importante prestar la debida atención a la prevención de las enfermedades y a la necesidad de vivir en constante armonía con Dios, tanto en el plano físico y mental como en el emocional y espiritual. Aunque lo parezca, no es una perogrullada afirmar que el mejor medio de curarse es no caer enfermo. Este tema será objeto de estudio en los próximos capítulos, en los que examinaremos algunas importantes nociones referidas a como mantener una buena salud.

LA AUTOCURACIÓN

Una vez hechas estas dos importantes observaciones, ahora vamos a pasar a la parte práctica de la autocuración. En realidad descansa en los mismos principios que le han sido explicados para tratar a otros. Es decir, está basada ante todo en el estímulo negativo o positivo del cuerpo, dependiendo del trastorno que se sufra. Antes de darle una explicación más amplia sobre como puede curarse si padece ciertas enfermedades, tenemos que recordarle una vez más que la autocuración no es un sustituto de la medicina oficial. Al igual que en los tratamientos que se dan a otros, el arte de la autocuración debe ser considerado como una práctica adicional.
Esto significa que si sufre un trastorno grave, lo mejor es que acuda a un médico para que éste realice un examen más profundo. Incluso puede ser útil consultar a varios a fin de comparar los distintos diagnósticos. Cuando sepa exactamente cual es su dolencia, debe usted elegir libremente la terapia médica que considere más eficaz para ayudar a la naturaleza a neutralizar el mal. Paralelamente al tratamiento prescrito, le aconsejamos encarecidamente que recurra a la autocuración rosacruz.
En cualquier enfermedad, lo primero que debe hacer es eliminar las causas externas que hayan podido servir de catalizadores a la perturbación interior cuyos efectos está sufriendo. Está claro que no siempre es posible conocer estas causas. Sin embargo, si sabe que se deriva de la violación de una ley natural, de una mala alimentación, de una insuficiencia o exceso de ejercicio, de falta de descanso, de una actitud mental demasiado negativa, o de cualquier otra
avatar
kullo

Cantidad de envíos : 901
Fecha de inscripción : 07/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.