Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario


BELLEZA INTERNA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

BELLEZA INTERNA

Mensaje por galimatia el Sáb Sep 03, 2011 4:40 pm

Cuando hemos conocido a una persona por un tiempo considerable, se nos oculta a la vista si ésta es físicamente bonita o no; y resulta que la belleza o la fealdad de la gente radica en lo que los ojos mortales no ven.
Existe una anécdota del gran pintor, escultor e inventor Leonardo Da Vinci, acerca de su pintura "La Última Cena", una de sus obras más copiadas y vendidas en la actualidad. Tardó 20 años en hacerla debido a que era muy exigente al buscar a las personas que servirían de modelos. Tuvo problemas en iniciar la pintura porque no encontraba al modelo para representar a Jesús, quien tenía que reflejar en su rostro pureza, nobleza y los más bellos sentimientos. Así mismo debía poseer una extraordinaria belleza varonil. Por fin, encontró a un joven con esas características, fue el primero que pintó.
Después fue localizando a los 11 apóstoles, a quienes pintó juntos, dejando pendiente a Judas Iscariote, pues no daba con el modelo adecuado. Este debía ser una persona de edad madura y mostrar en el rostro las huellas de la traición y la avaricia. Por lo que el cuadro quedó inconcluso por largo tiempo, hasta que le hablaron de un terrible criminal que habían apresado. Fue a verlo y era exactamente el Judas que él quería para terminar su obra, por lo que solicitó al alcalde de la prisión le permitiera al reo que posara para él. El alcalde conociendo la fama del maestro Da Vinci, aceptó gustoso y llevaron al reo custodiado por 2 guardias y encadenado al estudio del pintor.
Durante todo el tiempo el reo no dio muestra de emoción alguna de que había sido elegido para modelo, mostrándose demasiado callado y distante. Al final, Da Vinci, satisfecho del resultado, llamó al reo y le mostró la obra. Cuando el reo la vio, sumamente impresionado, cayó de rodillas llorando. Da Vinci, extrañado, le preguntó el por qué de su actitud, a lo que el preso respondió:
- "¿Maestro Da Vinci, es que acaso no me recuerda?"
Da Vinci observándolo le contesta:
- "No, nunca antes te había visto".
Llorando y pidiendo perdón a Dios el reo le dijo:
- "Maestro, yo soy aquel joven que hace 19 años usted escogió para representar a Jesús en este mismo cuadro..."

La moraleja de esta historia es que por más belleza física que se posea, es la belleza interna la que al fin sale a relucir a través del tiempo. Todo lo bueno y lo bello de la vida que necesitas lo llevas dentro de ti, simplemente déjalo salir.


galimatia

Cantidad de envíos : 381
Fecha de inscripción : 03/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.