Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario


Nuestro arco iris... el aura (4)

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuestro arco iris... el aura (4)

Mensaje por galimatia el Miér Ago 10, 2011 11:47 pm

individuos pertenecientes a este grupo, que tiene la adulación y la vanidad como aspectos adicionales.
Se han realizado numerosos experimentos sobre el uso de luces rojos y filtros con animales y plantas. Los experi¬mentes realizados con las plantas muestran que la luz rojo estimula el crecimiento y produce plantas mas altas que aquellas que se desarrollan bajo una luz normal. EI típico problema es que estas plantas crecen largas y débiles, y tienen pocas hojas.
No se recomienda visualizar el rojo en la meditación, ya que incrementa el ritmo cardíaco y eleva la presión sanguínea. También se ha comprobado que el uso de rapas rojos puede provocar en los demás sentimientos de ira.
El rosa es un placer que nos brinda el grupo de rojos. El rojo activo alcanza su máxima expresión al mezclarse con la luz blanca. Representa el amor universal y suele ser el color del chakra del corazón. Allí donde se encuentra el rosa hay una energía amorosa activa. Cuando alguien visualiza y transmite el color rosa esta dando su amor incondicional.
EI tono del albaricoque (rosa can naranja) ayuda a calmar un animo agitado, ya que presenta la ventaja adicional del elemento naranja, un factor de equilibrio.

Anaranjado
El anaranjado es otro color que genera actividad. Se trata de una mezcla equilibrada del rojo (lo físico) y el amarillo (lo mental). Este es el color más común en las auras.
EI anaranjado representa una actividad armonizadora y de equilibro constante.
Este rayo comprende todos los matices del naranja, desde el opaco anaranjado rojizo que denota egoísmo y orgullo, hasta los brillantes y claros tonos de la salud y la vitalidad. EI anaranjado expresa la fuerza vital, la energía del Sol. Los yoguis lo llaman el "alma de la energía". La presencia de tonos anaranjados en el aura nos habla de una personalidad vital, enérgica y activa. Esas personas con frecuencia dominan a otras con la sola fuerza de su vitalidad.
Aunque nacen para ocupar posiciones de responsabilidad y encuentran más fácil gobernar que servir, carecen de codicia por el poder. Buenos patrones, manejan con tacto a sus subordinados; son sociables en excelencia y generalmente pueden entenderse con cualquier clase de persona, rica o pobre. Sin embargo, el rayo anaranjado rara vez es encontrado sin cierta porción de orgullo, el cual esta, en general. subordinado al sentido común.
Los autores antiguos consideraron el color naranja como expre3ión ce sabiduría y de los poderes del razona-miento. Las personas clasificadas bajo el rayo anaranjado son comúnmente individuos equilibrados.
En el aura, el color anaranjado es considerado también como un color de transición. Cuando el color anaranjado aparece en la misma zona durante mucho tiempo, es evidente que la persona esta bloqueada " es incapaz de evolucionar.
Cuando estemos fatigados, realicemos la respiración naranja, la cual resultara muy útil. Esta práctica revitaliza la mente y el cuerpo, y nos permite seguir adelante.
Un naranja oscuro denota pereza y ciertos tonos os¬curos revelan una personalidad que esta reprimiendo alga. Cuando la represión es general las zonas del segundo y tercer chakra aparecen cubiertas por un tono indefinido de marrón, verde y naranja.
Desde el punto de vista psicológico, el anaranjado genera actividad y vigilancia.

Amarillo
Es el color del intelecto y cada matiz o tono amarillo indica un tipo de capacidad o expresión del intelecto, desde la destreza de un amarillo mostaza, a la elevación del pensamiento de un amarillo claro o la timidez de una amarillo rojizo.
EI color amarillo, excepto cuando posee matices tur¬bios y oscuros, es un buen aspecto en el aura. Los matices dorados denotan particularmente las cualidades del alma y las fuerzas astral-mentales.
El amarillo simboliza el pensamiento y la concen¬tración mental.
Donde el amarillo predomina se esta señalado la pre¬sencia del intelecto. Significa la luz, que representa al Sol.
Un amarillo dorado y brillante tiene un significado espiritual, lo que explica el usa que de el se hace en ceremonias religiosas y misterios sagrados, en los que se le utiliza en vasos y utensilios de los altares.
Los rayos amarillos son de lo más benéfico, pues poseen el poder de disipar el temor y la preocupación. Tienen un elemento tónico que es valioso en algunos trastornos nerviosos. Son estimulantes tanto para la salud como para la mente.
Este color aparece en las auras de personas brillantes y optimistas, rodea a personas que son inteligentes y capaces, especialmente en asuntos de negocios. Cuando presentan un amarillo pálido son por regla general ani¬mosas y a la vez precavidas. Los matices de amarillo oscurecidos o empañados son malos; denotan celos y sospecha. Ciertos tonos opacos de amarillo que aparecen en el aura indican la inutilidad de algunos personas, aquellas que se pasan las horas de ocio soñando en visiones sin objeto o fantasías infructuosas. Esas personas no son optimistas sino soñadoras.
Como regla, el amarillo tirando a dorado descubre un alma que esta adquiriendo cualidades espirituales.
Cuando el amarillo aparece en el aura en combinación con otros colores, junto a ellos o superpuestos, se presu¬pone una participación mental consciente en el proceso que tiene lugar en la zona.
Si una de las capas del cuerpo aurico vital se muestra de un color verde brillante y al observarla se descubren algunas manchas amarillas, es posible determinar enton¬ces que la persona se encuentra llena de fuerza y vitalidad.

Verde
EI verde es el color del crecimiento. Desde el punto de vista psicológico recuerda a la primavera. Podemos visua¬lizar la hierba que nace del suelo oscuro, las pequeñas hojas que crecen en las ramas secas cuando los últimos días del invierno se desvanecen como en sueños y la vida renace.
EI crecimiento, la renovación, la vida que surge de la muerte. Este proceso es una reflexión sobre los ciclos naturales que se repiten en todos los pianos de la vida. Los verdes primaverales nos recuerdan la esperanza de sobre¬vivir a los inviernos de la vida.
La presencia del color verde en el aura, con excepción del verde olivo y otros matices oscuros es una buena señal. Ese color indica, en general, individualismo, regeneración, energía y previsión. Es el símbolo del ego. El rayo verde gobierna el crecimiento individual como, por ejemplo, la semilla que crece.
Las personas que han alcanzado prosperidad y éxito en la vida muestran invariable mente fuertes tonos de verde en sus auras.
El verde también gobierna el reino mental e indica una multiplicidad de ideas. Un verde brillante, claro, aparece en auras de personas que son naturalmente animosas, versátiles, consideradas y adaptables. Representa la liberación de cualquier sujeción, la independencia y una vida nueva.
El verde hierba, mezclado con una pequeña cantidad de luz blanca, da un hermoso verde pastel que indica un pacífico proceso evolutivo.
El verde plata oscuro, como el de los pinos, es tran¬quilizante y se recomienda utilizarlo en los ejercicios de respiración de colores para neutralizar y tranquilizar el murmullo de la gente.
EI verde con un poco de azul oscuro representa la existencia de un proceso de desarrollo o crecimiento. La gente envidiosa o celosa presentara un verde oscuro sucio en las capas auricas astral o mental inferior.
Si la gente nerviosa, impresionable, tensa, se diera cuenta de los efectos benéficos y curativos del color verde sobre la mente y los nervios, sin duda se haría rodear de este confortante color, cuyas vibraciones son extremada¬mente refrescantes para el alma.
En Oriente, el verde es el color del luto, pero esta idea se basa en la creencia de que es el color del crecimiento. y la vida nueva, y no un símbolo de muerte y tristeza. Los chinos, un pueblo filosófico, lo utilizan profusamente en sus festivales de alegría y gozo.
Los aspectos negativos del verde son la envidia y los celos, indicados por un matiz oscuro, y el engaño y la traición señalados por el verde olivo.

Azul
Es el matiz propio del cielo. El azul representa la inspiración, es el color espiritual. Su poder y significado espirituales se conocen desde hace mucho tiempo. En los países orientales se acostumbraba colocar objetos de color azul en las tumbas para alejar a los males espíritus. En China y Japón es el color de la Fortuna.
Hay azules que representan la mayor de las capaci¬dades intuitivas y azules que indican la más profunda melancolía.
La presencia de mucho azul en el aura significa una naturaleza artística y armoniosa, así como comprensión espiritual. Es el rayo de la Luna y siempre se le ha asociado con el aspecto femenino. EI azul figuro de manera prominente en los templos a Isis en el antiguo Egipto.
En la iglesia católica es el color de la Virgen Maria. Un azul brillante de nota seguridad y confianza en uno y la posesión de un carácter más positivo que el de aquellos cuyas auras irradian tonalidades más pálidas de azul. Las personas con una buena porción de brillante azul son, por regla general, amigos fieles y de carácter sincero.
Los matices mas oscuros de azul muestran cualidades espirituales. La presencia de Índigo en el aura indica un alto grade de espiritualidad, integridad y profunda sinceridad. La sabiduría y la santidad están representadas por auras azul oscuro, y ciertos matices de azul pálido indican idealismo.
EI azul mas común en las auras es el azul marino e indica la entrada de información desde la profunda fuente de todo conocimiento.
En las capas del aura representa diversos grados de intuición. Cuando se encuentra en la capa áurica etérea, la intuición es fuerte y, can frecuencia, inconsciente.
Las personas can poderes psíquicos, exhiben este azul en muchas zonas del aura.
Otro azul muy común es el azul claro, el cual representa un proceso de estudio. Cuando una persona tiene este matiz significa que esta recibiendo estímulos para apren¬der alga que es importante para su desarrollo. Es el color óptimo para la capa áurica astral, ya que cuando el azul cielo aparece por todas partes, la persona se encuentra en un momento de excelente salud emocional.
Hay otro azul, el cual al mezclarse con el verde da el turquesa; se le conoce como el color de la Nueva Era, porque indica un desarrollo orientado positivamente.

Violeta e Índigo
El Índigo es un azul oscuro que se acerca al violeta. Indica una mezcla de intuición y espiritualidad.
El sexto chakra esta relacionado can este color y sirve para estimularlo.
Mezclando azul oscuro (el conocimiento ilimitado) con rojo vivo (actividad) se obtiene el violeta. Por lo tanto el color que resulta de la actividad espiritual en el aura es el violeta. que representa el conocimiento ilimitado.
EI rayo violeta es un fenómeno que raramente se ve en el aura ordinaria. Es el color mas espiritual, ya que contiene la espiritualidad del azul sumada a los elementos de vitalidad y poder del rojo.
Es el color del iniciado y del adepto. En realidad, arenas si pertenece al plano terrenal, ya que es propio de la alta esfera de los seres espirituales.
Por mucho tiempo ha sido considerado el color regio: del poder y la influencia, y todas las grandes almas están bajo su benigna protección.
Su presencia en el aura revela grandeza y mereci¬miento. La gente destacada por su amor desinteresado y su sabiduría irradia hermosas tonalidades de violeta.
Los matices mas azulados son señal de trascendente idealismo.
No se recomienda a las principiantes que mediten en este color, ya que su belleza y energía tan poderosa hacen que sea muy difícil para el no iniciado, volver al estado consciente normal. Cuando el principiante regresa suele estar vació y muy cansado. Para el experimentado, la concentración en el color violeta durante un tiempo moderado puede ser una experiencia espiritual renovadora.
El violeta ocupa el lugar numero tres en la escala espiritual del color. EI numero uno es el blanco, y el dos es el oro.
En el grupo de los violetas es importante no omitir el color lavanda, el cual resulta de la mezcla del blanco con el violeta. Es el color de la energía dominante y se llega a percibir en el chakra coronario.

Marrón
El color marrón no es muy común en la mayoría de las auras, ya que casi siempre se encuentra mezclado. Los marrones indican la existencia de una influencia negativa en el aura.
También son característicos de una personalidad exce¬sivamente materialista y egoísta, que se preocupa solo por si misma.
Esto no significa que todos los marrones sean un factor negativo en el aura. El marrón chocolate denota afinidad con la tierra y el marrón oro, simboliza la laboriosidad.
El color marrón denota capacidad para la organización y la administración. Es el color del hombre de negocios. Representa industria; por ejemplo, es café la tierra que incesantemente se esfuerza por producir frutos y vida vegetal.
No esperemos fuertes sentimientos o tendencias emo¬tivas en las auras matizadas de café, ya que es dominante el convencionalismo. Es el punto de partida de la ambición y el poder, material y comercial, y de la perseverancia para lograrlo.
Moteado de verde indica egoísmo, mientras que el tono más luminoso señala avaricia.

Gris
Es un color que suele representar aspectos negativos, ya que genera una energía sofocante. Quienes ostentan este color, normalmente en la capa mental inferior y astral, son muy convencionales y carecen por completo de imaginación. Se muestran fríos y duros hacia el mundo exterior.
Las personas con un amor innato por las reglas y la formalidad, de mente burocrática, tienen varios matices de gris en sus auras. Su presencia indica falta de imaginación o tendencia a la estrechez mental; un gris muy opaco puede interpretarse como mezquindad y torpeza.
Algunos autores consideran que el gr1s denota un profunda poder de concentración y perseverancia y, en efecto, !as personas de aura gris son muy persistentes, el tipo afanoso que no dejara nunca tarea sin terminar. Entre esta gente encontramos al solitario y a las personas a quienes les gusta vivir a su manera.
El gris es uno de los colores característicos de la de¬presión. El color gris suele ir acompañado de motas rojos de ira y nubes negras de depresión.

Negro
Cuando se habla del negro en el aura, lo que se esta describiendo en realidad es una zona en la que no hay luz, como si fuera un "agujero negro" en el aura.
Cuidado con este color! Porque, hablando con exac¬titud, no se trata de un color sino de la ausencia de color.
Desde los tiempos más remotos el negro ha sido asociado con acciones malas y oscuras: su presencia en el aura es siempre negativa. Por eso es incomprensible la inclinación de los primeros hombres de la Iglesia por este color; un error que afortunadamente no han cometido las religiones de Oriente.
Las influencias ocultas del negro ocupan un lugar muy bajo en la escala, es como símbolo del odio, la discordia y los males pensamientos. Aquellos de los más deplorables seres a quienes llamamos almas perdidas tienen un aura negra que de nota la perdida o negación de todo lo bueno.
En las almas diabólicas y depravadas se ve brillar el aura con un rojo carmesí mezclado con negro, que señala la más horrenda combinación de maldad que se conoce.
Cuando se combina el negro con otros colores del aura \os influye negativamente, así un aura oscura y turbia denota mala salud.

Rosa
EI rosado fue considerado por los filósofos antiguos como un color místico, porque no es un matiz de ningún otro y, como tal, no podía ser explicado ni comprendido.
Un aura de color rosa de nota un carácter tranquilo, refinado, modesto. Rara vez se ve el color rosa en el aura de la gente positiva, dogmática o agresiva. Se manifiesta con frecuencia en sujetos que gustan de la vida tranquila en un ambiente bello y artístico. Las personas del tipo de aura rosada mostraran una grande y duradera devoción. La monja recatada y autosacrificada tiene una fuerte mezcla de rosado con azul celeste en su mística aura.

Plateado
El color plata estimula los procesos de los colores que lo rodean. Casi siempre se percibe este color en la energías gulas, las cuales nos proporcionan las energías necesarias para salir adelante.
Un aura veteada de plata indica carácter constante, animoso, pero no confiable. La tiene gente versátil, activa y agraciada en las cuestiones relativas al movimiento, el lenguaje, los viajes, etcétera; son las que frecuentemente se dedican de modo superficial a todos los oficios y profesiones, pero sin ser expertos en ninguno. Se espera debilidad, inconstancia y humores cambiantes donde el color plata predomina.
El plateado es un color metálico y reflector que tiene cualidades protectoras.

Oro
Cuando hablamos del color ora, no nos referimos a los acres, sino al color metálico reflector característico del metal dorado. Este hermoso color tiene un brillo especial cuando aparece en el aura.
Este color esta presente en las energías guías y en los chakras. Su fuerza y naturaleza reflejante ofrecen protección y pureza, y sus altas vibraciones limpian y purifican. Las propiedades purificantes del oro se pueden utilizar en la visualización para limpiar los chakras y el aura.

Blanco
Es el color perfecto, hacia el que tendemos todos. Si viviésemos en completa armonía, todas nuestras vibracio¬nes cromáticas se mezclarían y tendríamos un aura del blanco más pura. As! era la del Cristo representado en las reproducciones, especialmente en aquellas que le des¬criben tras su resurrección.
El color es luz y es el primer testimonio de la Creación. Vivimos en un mundo de colores que no vemos, del mismo modo que hay sonidos que no percibimos. Nuestro ámbito de percepción es muy limitado... mas allá de los tonos del arco iris existe una cantidad insospechada de colares, tan brillantes y maravillosos que nos cegarían si pudiésemos verlas.
Cuales serian los tonos de ese arco iris
si los viéramos con los ojos del alma?

¿Cómo ver el Aura?

"Cuando logremos percibir el aura con
una estrella, podremos decir que hemos
vista el universo”.

Para lograr ver el aura, es necesario aprender pensar y a creer en ella. Todos tenemos dentro de sí la capacidad de ver el área iris del aura.
Nos hemos acostumbrado tanto a los sentidos físicos, la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto; que nuestro sentido interior de la percepción ha quedado oculto y no lo aplicamos.
Para ejercitar este sentido interior, debemos aprende a ver con los ojos cerrados, a sentir lo que esta mas allá de nuestros sentidos normales y a aceptar en nuestra mente consciente lo que han percibido nuestros sentidos interiores
Ya que el aura, con sus variados colores, es algo no físico; necesitamos realizar un esfuerzo consciente pare verla. Si deseamos ver el aura debemos aceptar en primer lugar su existencia. De lo contrario, la mente consciente puede rechazar la idea del aura; puede rechazar incluso, las señales del inconsciente que le describen el aura.
La mayoría de nosotros, con el aprendizaje y la actitud correcta, podemos recuperar la capacidad de ver el aura y hacer usa de otras percepciones extra sensoriales.
Pero, tal vez, nos preguntaremos ¿para que ver el aura? La visión del aura y su área iris, verdaderamente magnifico, crea un lenguaje del pasado, del presente y del futuro, un lenguaje que debemos leer y comprender, un lenguaje que trae aparejada una enorme responsabilidad.
Además, si logramos desarrollar este don; podremos ayudar a nuestros semejantes, e incluso curados y com-prender con mayor plenitud a todas las personas que nos rodean.
El conocimiento de ese arco iris que vestimos va mucho mas allá de la mera connotación del color físico. Nos puede responder a una infinidad de preguntas, ya se planteen o no.
El tono del color nos puede revelar la honradez o la folia de ella, en una persona; si hay amor o este esta ausente; si existe miedo, dolor o compasión.
Se trata, en la práctica, del medio curativo natural más poderoso que existe.
El ver el aura es un "sentido videncial" y, como tal, no necesariamente se ve con los ojos físicos.
La capacidad de ver el aura es la capacidad de sentirla.
En realidad, la percepción del aura es un sentido interior.
Cuando vemos las cosas con nuestros ojos, cono¬cernos las cosas y sabemos donde las vimos, incluso después de haber cerrado los ojos. Lo mismo sucede con el aura. Esta allí, sabemos que esta allí, vemos sus colores, pero muchas veces no sabemos realmente que sentido es el que ha proporcionado esa imagen.
Con la misma rapidez con que cambian nuestros pen¬samientos, así cambia el aura. Cuando se observa a una persona, es interesante advertir los diversos tonos de color que conforman su personalidad.
La capacidad de ver e interpretar los colores del aura tiene también una aplicación prc1ctica. Observando el color es posible diferenciar lo bueno de lo malo, a la persona sincera de la falsa.
Algunas veces al ver el aura, sentimos el camino co¬rrecto para que una persona encuentre la paz y la armonía, pero nos encontramos con que su pensamiento negativo, bloquea e impide su comprensión.
Pero, ¿por que intentaríamos ver el aura?
Por la búsqueda... por la formación de nuestra con¬ciencia.... por una necesidad interior... o tal vez por ese deseo de saber.
Debemos ser conscientes del poder de nuestra mente, ya que este poder solo esta limitado por nuestras propias barreras. La mente puede asomarse al futuro, viajar al pasado, curar nuestros cuerpos e incluso curar a los demás. En la mente hay poderes que nos ayudan a percibir el aura, todo e!!o en función de nuestra conciencia y de la disposición que tengamos para usar este poder.
Si queremos ver el aura e interpretarla rápidamente, esto no es posible. Hace falta dedicación y paciencia para formarnos a nosotros mismos y ser capaz de verla. La meditación es uno de los caminos más seguros para establecer un juicio correcto; la confianza serena es esen¬cial. Ver el aura es "ver" sin hacer usa de nuestros otros sentidos. En esencia estamos pidiendo a nuestra mente que observe y que nos de su opinión sin hacer usa de los sentidos externos.
Cuando hayamos llegado al punta de la objetividad total, nuestra mente vera el aura y a ese maravilloso arco iris en todo su esplendor, de tal manera que lo que vean nuestros ojos fiscos no se podrá comparar nunca con lo que ve nuestra mente.
Estamos acostumbrados a los éxitos apresurados. Re¬chazamos las cosas que no se consiguen con rapidez.
La visión interior sólo se puede obtener cuando la impaciencia da paso a ese sentido interior que nos hace "saber".

¿Quien percibe el aura?

Nuestra visión periférica es quien percibe el aura. En el campo visual de un ojo hay 130 millones de bastones receptores, la mayoría de los cuales se localizan en la periferia de dicho campo. Son los que funcionan en condiciones de poca luz y constituyen nuestra visión nocturna. Trabajando a partir del centro del campo visual y en la zona de los bastones hay unos 7 millones de conos receptores que operan mejor a la luz del día.
Los bastones receptores sintetizan la rodopsina, tam¬bién llamada púrpura visual, que es extremadamente sensible a la luz baja. Para ver el aura la luz debe ser tenue, ya que son los bastones receptores quienes perciben la luz sutil de las emanaciones áuricas.
Para empezar a entrenar la mente para ver las auras lo haremos con un ejercicio muy sencillo, el cual consiste en sentir la presencia de nuestro propio campo de energía.
Extendamos los brazos ante el cuerpo con las palmas de las manes enfrentadas entre sí, a unos 40 centímetros de distancia. A continuación, acerquemos las palmas de las manos con mucha lentitud y regularidad. Cuando vayamos acercando, las manos, notaremos una resistencia entre ellas. Esta resistencia es el campo de energía.

Otro ejercicio que nos ayudara a percibir el área iris del aura, es el siguiente:

Meditemos sobre los colores y aceptemos la posibilidad de percibirlos. Imaginemos que percibimos los colores.
Dejemos entrar en nuestra conciencia las energías sutiles.
Si podemos hacerlo sin sentir que "fingimos" percibir los colores, probablemente empezaremos a ser conscientes de la sensación de los mismos. Esto no necesariamente se producirá de inmediato; a algunos nos resultara mas fácil que a otros. Pero, cuando aceptemos la posibilidad, nos haremos más receptivos a las emanaciones de la "Energía Universal".

Preparándonos para observar el aura

Cuando intentemos ver por vez primera el aura, no nos desanimemos si no sentimos o vemos nada. Debemos darnos tiempo y tener fe. Algunas personas experimentan un despertar instantáneo, pero a otras suele llevarles algún tiempo. A veces el problema radica en que se esta inten¬tando con demasiada fuerza, situación que puede destruir la sensibilidad. Cuando esto nos suceda, debemos esperar cierto tiempo antes de intentarlo de nuevo.
Hay varios métodos sobre el modo de observar el aura. En la mayoría de ellos se recomienda trabajar en un cuarto oscuro, con una luz pequeña. También se recomienda entrecerrar los ojos para que la mirada tenga una dimensión mas profunda.
Resulta más fácil observar el aura cuando la persona esta de pie ante un fondo de color claro, blanco de ser posible. Los colores físicos y los objetos materiales pueden distraernos, y resulta más fácil ver el aura en condiciones favorables.
La iluminación es un elemento esencial para "leer" el aura, sobre todo cuando no se tiene experiencia; lo mejor es intentarlo en condiciones óptimas. Asegurémonos de colocar una fuente luminosa detrás de nosotros cuando nos sentemos frente a la persona a la cual se le va a interpretar su aura. Lo mejor es la luz natural, ya sea la luz del sol que entra por una ventana o la luz de una veta. Comprobemos que en la habitación no haya corrientes de aire que produzcan sombras en movimiento, al alterar la llama de la vela.
Normalmente es necesario realizar varias pruebas hasta dar con la iluminación adecuada a nuestras necesidades particulares.
Empecemos visualizando el aura de nuestra pareja o de algún amigo. por supuesto, las posibilidades de éxito serán mayores si la persona participa de buen grado en el experimento. Es aconsejable buscar un amigo interesado en ver el aura y turnarnos para hacerlo.
Pongamos música suave y relajante.
Tengamos el conocimiento de lo que hacemos antes de intentar cualquier visualización, meditación o lectura del aura. Esto es, que conozcamos los diferentes pasos.
Tanto nosotros como la persona, a la que se le va a leer el aura debemos empezar por cerrar los ojos y respirar profundamente para relajarnos. Sentémonos con el tronco recto, las piernas sin cruzar y los pies apoyados en el suelo. Coloquemos las manos sobre nuestro regazo con las pal¬mas hacia arriba.
Después respiremos hondo y abramos los ojos len¬tamente: no los abramos del todo. Recordemos que no debemos concentrarnos en intentar ver el aura. Relajémonos y procuremos mirar el perfil de la persona que tenemos enfrente.
Al cabo de un rato, la rodopsina decolorara los bas¬tones y nos obligara a cerrar de nuevo los ojos para permitir que se resinteticen. Al cerrar los ojos es probable que veamos imágenes que se hayan grabado en nuestra mente. Aparecerán como una imagen en negativo. De¬jemos que estas imágenes se fundan y luego volvamos a abrir los ojos. Repitamos el proceso tantas veces como sea necesario.
Se recomienda tener un cuaderno para anotar las observaciones. Si trabajamos varias veces con la misma persona, es interesante comparar las notas para ver si hay cambios o coincidencias entre una sesión y otra,
Tomemos nota de los colores, formas, sentimientos, símbolos o imágenes que hayamos percibido.
La práctica de este método nos fortalecerá la visión del aura y cada vez nos resultara más fácil. No nos desani¬memos, el desarrollo de este método suele llevar tiempo. Algunas personas ven los colores perfectamente, mientras que otras sólo aprecian un halo azul.
Recordemos que no debemos esforzarnos en ver el aura; relajémonos y dejemos que ocurra naturalmente. Al poner demasiado empeño, nuestra visión convergente entra automáticamente en funcionamiento.
Cuando los músculos del ojo se fatigan, la posición de este varía ligeramente, Y entonces vemos la imagen gra¬bada donde deberíamos de ver el aura. A esto se le conoce como "falsa aura", la cual es de un color opaco, no traslucido como el aura verdadera.
Al realizar la lectura de: aura, disfrutemos de la expe¬riencia y estemos alegres.
Cuando intentemos por primera vez "leer" el aura de una persona, hagamos que nos formule una pregunta cuya respuesta se pueda verificar fácilmente.
Al ver o sentir el aura por primera vez, necesitaremos adquirir cierto grado de confianza. Por este motivo, es conveniente que la persona cuya aura estemos observando, responda con sinceridad a las interpretaciones que le estamos planteando.
Para complicar mas las casas, es posible que los colares que observamos parezcan erróneas, porque los pensa¬mientos de la persona, tal vez no correspondan a los que se tengan en ese momento, pero si pueden corresponder a un suceso posada o a un recuerdo inconsciente.
Así, un lectura del aura, puede ser muy importante, a pesar de una negativa por parte de la persona que se esta observando.
Aquí es, en estos primeros intentos, donde nos hare¬mos distintos de los demás. Si encontramos fracasos tendremos que continuar con decisión.
Todas las etapas de la percepción extra sensorial exigen esfuerzo, a pesar de la actitud negativa de los que nos rodean.
¡Pidamos permiso!
EI mirar en el interior del aura de una persona es una cuestión muy personal. Pidamos permiso antes de aden-trarnos en ese mundo de mensajes sutiles. Si entramos sin el es fácil que percibamos una imagen distorsionada.
Cuando ya creemos que "vemos" el aura, tenemos que dar el siguiente paso; realmente ver el aura.
¿Como es esto?
Lo que sucede en la mayoría de los casos, es que nuestro ser interior intuye las emanaciones áureas y las forma en la mente mediante los órganos visuales. Tal vez lo que estamos viendo es solo la capa física del aura.
Esto es apenas el comienzo, debemos seguir intentándolo y continuar capa tras capa, hasta que podamos percibir su Luz.

"Los colore del aura son claros y luminosos;
son emanaciones de la Energía Universal
de una delicadeza indescriptible”.

Limpieza y curación del aura

"Muestra cómo brillas y me dirás quien eres”.

El aura es una Luz que fluye de la Energía Universal, pero cuando enfermamos física o mentalmente, perdemos su luminosidad y se vuelve oscura y sombría.
Recordemos que el aura es la suma total de las ema¬naciones de vida de cada uno de nosotros, y que con frecuencia, esconde a la vista de todos, nuestro lado más oscuro. Por lo tanto, debemos buscar en nuestro interior y sacar lo mejor de nosotros hacia la superficie, para recuperar su Luz.
Este proceso de purificación nos traerá el fortaleci¬miento de nuestra vida y por lo tanto, del aura.
Afortunadamente, el aura se puede limpiar, devolviéndonos la vitalidad física y mental.
La limpieza del aura puede aliviar nuestras molestias, facilitarnos la respiración, aliviar la fatiga y reducir la tensión. Otro de sus aspectos, es la ayuda espiritual que nos brinda y que nos aleja de todo pensamiento negativo.
Pero la limpieza del aura tiene efectos temporales si insistimos en volver a la infelicidad y alas molestias.
Ya que la limpieza del aura puede ser un recurso eficaz para restablecer nuestro equilibrio, a continuación se des¬cribirán los pasos necesarios para limpiar el aura de otra persona.
Empecemos la limpieza buscando una pared sin dibujos. No debe haber corrientes de aire que nos distraigan. Debemos recomendar a la persona, a la cual se le va ha hacer la limpieza, que no se mueva. Se puede sentar, aunque es preferible que permanezca de pie, ya que la limpieza sólo dura algunos minutos.
Debemos decide que adopte la postura que le sea mas cómoda, después le pedimos que cierre los ojos y que piense en El.
Nadie cura sin la ayuda de una fuerza superior. Puede llamar a esta fuerza energía universal, mente sobre la materia o Dios. Como quiera que la llame, proviene de Uno que es mayor que nosotros.
Cuando la persona cierre los ojos, podrá imaginarse una oración, ya sea como pensamiento visual o auditivo; esto ayudara para la aceptación de la limpieza del aura.
Para protegernos de cargar la enfermedad, frotémonos las palmas sobre una superficie áspera, descargándonos de energía. EI objetivo es rechazar la energía que emana de la persona enferma. Se debe repetir este ejercicio protector después de cada ciclo de limpieza.
Podemos empezar la limpieza. Nos arrodillamos y empezamos por los pies, para después ir subiendo hacia arriba y hacia afuera, hasta llegar a la parte superior de la cabeza. Con las palmas de las manos hacia arriba, y ligeramente inclinadas hacia afuera, localicemos el exterior del aura e intentemos apartar la suciedad. En realidad, nuestras manos actuaran como el agua y el jabón, limpiando las fibras sucias.
Cuando vayamos subiendo, el aura que este de¬bajo de nuestras manos estará limpia.
Cuando hayamos llegado a la parte superior de la cabeza, apartemos las manos y oremos pidiendo

galimatia

Cantidad de envíos : 381
Fecha de inscripción : 03/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.