Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


Curación con color (Capítulo 3 y 4)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Curación con color (Capítulo 3 y 4)

Mensaje por galimatia el Mar Ago 09, 2011 12:09 am

SEGUNDA PARTE

Capítulo tres
Desarrolla la Conciencia de colores
Implícito en la curación con colores se encuentra el ideal de la curación perfecta como se simboliza mediante un arco iris. Como un arco iris, una persona saludable debe distribuir todas las energías, longitudes de onda y colores de manera equilibrada. La meta de la curación con color es sintonizar a la persona con su arco iris, vitalizar los chakras y exhortarlos a llegar a un nivel saludable. Por lo tanto, se ocupa de hacer que sea más consciente la persona del color, sus efectos e influencias sutiles sobre la vida y con el desarrollo de lo que se podría llamar conciencia del color.
El primer paso para desarrollar la conciencia del color es identificar los colores que tienen parte en tu vida y las experiencias que les asocias. Puedes empezar respondiendo las siguientes preguntas:
¿Qué colores usas ahora en tu ropa?, ¿Por qué decidiste usar esa ropa?, ¿Cómo te sientes cuando la usas?, ¿Cómo se comparan esos colores con los que usas normalmente?, ¿Cuál es tu color favorito?, ¿Cuál es el color que menos te gusta?, Cuándo examinas tu guardarropa, ¿qué colores ves?, ¿Tienes más de un color o de algunos de ellos que de otros?, ¿Qué colores faltan o no están bien representados?, ¿Qué colores nunca usarías y por qué?, ¿Hay algún color o colores que te gustaría usar pero que no puedes o no usas?,
¿Cuáles son las razones para no hacerlo?, ¿Qué tan a menudo no puedes encontrar algo para ponerte con lo que te sientas cómodo?,
¿Cuáles colores predominan en las áreas principales en que vives?, ¿Cuáles colores predominan en tu espacio de trabajo?, ¿Cuáles colores en tu recámara?, ¿De qué color es tu auto y la tapicería del interior?
El significado de tus respuestas recae en el hecho de que las energías de la persona se expresan a través del color. El principio en que se basa esta idea es la resonancia; las energías que vibran naturalmente a ciertas frecuencias se excitan mediante energías en el entorno y que vibran a la misma frecuencia exacta. Estas energías 'tocan una fibra sensible', en forma muy literal.
Por ejemplo, si tocas la cuerda Mi de un violín, la cuerda Mi de un violín cercano empezará a vibrar en armonía ya que ambas cuerdas están sintonizadas y responden a un frecuencia particular.
De la misma manera, ciertos colores tocan una fibra sensible en nosotros cuando su vibración es idéntica a la nuestra. Es probable que prefiramos los colores con cuyas vibraciones no resonemos, de la misma manera que solemos preferir a las personas que consideramos que están en la misma longitud de onda que nosotros y a detestar a las personas con quienes no concordamos. Nuestra aversión de ciertos colores sugiere que no estamos resonando con ellos y, por lo tanto, no funcionamos efectivamente con respecto a esas frecuencias. En consecuencia, la preferencia de colores es una indicación de las energías sutiles con que estamos sintonizados. Incluso si expresamos agrado por ellos, es posible que evitemos ciertos colores. ¿Qué tan a menudo has escuchado que alguien diga que le gusta un color pero que no lo usa en su ropa ni convive con él porque es 'demasiado' o un poco exagerado? Esto sugiere que no quiere estimular estas frecuencias particulares, quizá porque está sobreenergizada en esa área, quizá porque está compensando las energías que no se emplean en forma apropiada en alguna otra parte. Por lo tanto, cuando se evita un color, porque esas energías no se están empleando o se están usando en exceso, la preferencia de colores muestra la necesidad de equilibrar esas energías.
La cantidad de energía que utiliza una persona es tan importante como su calidad y se puede llegar a tener cierta idea de ésta por la intensidad del color preferido. Muchas mujeres expresan una preferencia por tonos pastel o diluidos, y suelen suavizar el tono de colores brillantes o fuertes. Algunas de ellas, a las que les gustan los colores brillantes, no los usan porque no quieren atraer la atención hacia ellas. Al hacer esto, reflejan las convenciones sociales respecto a la expresión de energías apropiadas para su sexo. ¿Puede ser una coincidencia que el color rosa, que tradicionalmente se asocia a las mujeres en la cultura occidental, tenga efectos tranquilizadores y suprima la expresión del enojo y la agresión? ¿O que el azul, que tradicionalmente se asocia a los bebés varones en nuestra cultura sea el color de la expresión personal?
Las mujeres a menudo escogen para su ropa de trabajo el azul marino, y es especial, para entrevistas de trabajo y reuniones de negocios con hombres, de nuevo, es muy probable que se deba a que este color tiene un efecto dominante y expresa control.
Quizá sea más alarmante el número de mujeres que evitan usar colores que disfrutan porque otras personas les han dicho que no les sientan bien. Puede haber consejeros del color que basen sus juicios en el color del cabello o de los ojos y el tono de la piel más que en una expresión equilibrada de las energías personales. De nuevo, esto enfatiza el impacto de las restricciones sociales en la expresión personal. Sin embargo, los hombres a menudo expresan preferencia por tonos de azul lo cual es consistente con el condicionamiento y expectativas sociales. Muchos hombres también utilizan ropas de colores más oscuros que las mujeres a menudo describen como 'sucios'. Es posible que los colores caqui no oculten al individuo, pero muestran con claridad que las fuertes energías verdes son disfuncionales, de la misma manera que los tonos como de tierra pueden sugerir que las energías físicas y creativas no se expresan en forma apropiada. Los hombres de gris se han vuelto casi un emblema de nuestros tiempos... a la vez un pensamiento deprimente y un color deprimente.
Muchas mujeres afirman enfáticamente que nunca usarían algo de color amarillo o anaranjado, colores que se asocian con el intelecto, la fuerza de voluntad y las pasiones poderosas, lo que de nuevo refleja puntos de vista estereotipados sobre las energías en que es apropiado suprimir para las mujeres de nuestra cultura. Aunque pueden haber menos censuras para los hombres que aparecen 'brillantes' y enérgicos, suelen no usar estas ropas en el trabajo y las confinan a la ropa para el tiempo libre, o a las corbatas o Tanto mujeres como hombres evitan por igual el púrpura, lo que sugiere la falta de dimensión espiritual en sus vidas.
Por lo general, pocas personas usan o incluso poseen una amplia gama de ropas de colores. Las prendas que usan tienden a reflejar uno u otro extremo del espectro de colores, o el rango medio. Algunas personas poseen ropa de todos colores excepto uno.
Una pequeña minoría de personas usa sólo un color. Incluso quienes poseen una amplia gama de colores puede usar algunos más que otros. Esto puede reflejar otras convenciones sociales, como la moda, o factores más idiosincrásicos como el estado físico y el estado de ánimo.
Si descubres que usas sólo una gama limitada de colores, identifica los que usas poco o nada y consulta los detalles en el Capítulo Dos sobre el chakra apropiado. Recuerda que el rojo se asocia con el chakra base, el anaranjado con el segundo chakra, el amarillo con el tercero, el verde con el cuarto, el azul con el quinto, el azul oscuro o índigo con el sexto y el púrpura o el violeta con el chakra de la corona. De esta forma, debes ser capaz de identificar las energías con que se relacionan estos colores y sus implicaciones para tu bienestar psicológico y físico.

Un diario de colores
Puedes formar tu conciencia de los efectos de los colores en estado físico, de ánimo, actitudes, intereses, actividades y relaciones si llevas un diario de colores. Inténtalo primero por una semana. Todos los días registra qué colores y combinaciones de colores usas al hacer varias actividades, y date cuenta cómo te sientes física, mental emocional y espiritualmente cuando lo haces. Esto parece más fácil de lo que es. Puedes cambiar de ropa varias veces al día, por lo general sin pensarlo. Llevar un diario de este tipo te exige darte cuenta de estos cambios, cuándo y dónde ocurren, y sus efectos en gran cantidad de diferentes niveles personales.
Puedes descubrir que los colores que hacen falta en tu vestuario también están ausentes en el entorno en que vives y en el trabajo, o que usas ciertos colores para compensar la falta de color en esos lugares.
Trata de llevar el diario por una segunda semana, añadiendo tus sentimientos sobre el entorno usual y tus reacciones a la decoración, la iluminación y demás.
Te puedes identificar con Jackie que al principio estaba encantada con poder ahorrar dinero en los muebles de su nueva casa, la cual estaba decorada y con alfombras en tonos de gris.
Después de cuatro semanas se dio cuenta de que no podía permanecer en la casa por un tiempo sin deprimirse y cuando su marido comentó que siempre parecía estar por salir, ella insistió en que redecoraran la casa, a pesar del costo. Jackie decoró la sala de estar en tonos rosas y verdes, que ella y su familia encontraron muy relajadores. También pintó de rosa la habitación de su hija mayor, pero para tratar de abrillantar la alcoba de su hija de tres años, la pintó de color amarillo. Algún tiempo después se dio cuenta de que la niña nunca había dormido toda una noche en su habitación, mientras que podía dormir la noche completa en la habitación de su hermana.
Lyn cambió los tonos rosados de 'chica' de su habitación cuando se casó y su marido se cambió a su casa. Posteriormente atribuyó el enfriamiento y el fracaso final de su relación a los tonos de azul y gris que escogió.
Graham, que se sentía 'helado' por la decoración de color azul pálido de la sala de estar de sus vecinos, insistió en cambiar los azules que su esposa había elegido para la decoración de la recámara por rosa, que sentía era más cálido y suave. A Gerry, un maestro de educación física, le parecía totalmente deprimente la sala de deportes gris de su escuela, observación que compartía con otros maestros obligados a supervisar exámenes allí. Los inspectores de la escuela estuvieron de acuerdo y sugirieron que un color más brillante podría mejorar el desempeño de los deportes y educativo.
En contraste, los directivos de una compañía, cuyos trabajadores solían congregarse y conversar en el baño de hombres, resolvieron el problema pintando las paredes de color anaranjado brillante. Como resultado, dejó de ser una 'sala de descanso' y los trabajadores volvieron apresuradamente a sus talleres. Carl, el director de una galería de arte, estaba sorprendido con relación a por qué una exhibición multimedia interactiva diseñada para niños de tres a cinco años no los emocionaba. Su personal, que había anticipado tener que hacer frente al caos con hasta sesenta niños jugando con espectaculares juegos generados por computadora, se sorprendió al encontrar que los niños parecían sombríos. Se notó que nadie en la galería había pensado mucho en el color general de la exhibición y en la iluminación. Las paredes, los muebles y los montajes eran principalmente de color azul oscuro y la iluminación fluorescente estaba amortiguada, contenía pocas longitudes de onda de rojo, anaranjado y amarillo, y distorsiona los colores, haciendo que parezcan más azules. Esto creó una atmósfera amortiguada que casi carecía de los rojos, anaranjados}' amarillos necesarios para estimular y emocionar a los niños de estas edades.
Si utilizas un diario detallado, puedes identificar estos colores con los que tienes resonancia y que son cómodos para ti. Puedes desear experimentar con colores que no usas normalmente o exponerte a ellos. Pam descubrió que cuando se ponía algo café, un color que a menudo usaba con colores cremas, grises y beige que estaban de moda, solía replegarse mental y emocionalmente. Al experimentar como se sugirió, primero con arete s y collares de turquesa, después con bufandas y al final con suéteres y vestidos, descubrió que podía hablar en voz alta y que su voz normalmente baja ganaba timbre. Como resultado de estar más confiada en cuanto a expresarse, Pam pasó a probar púrpuras, violetas, magenta y rosas y se sorprendió no sólo de sentirse más vibrante sino porque otros le decían que se veía varios años más joven.
De manera similar, Ann, que no se había puesto algo verde por años, empezó a experimentar con él, al principio caminando en el campo y después con una bufanda verde. Pronto descubrió que estaba más tranquila en lo emocional y más relajada.
Conforme introducía más y más prendas de color verde a su vida, se dio cuenta que se había curado de un corazón 'roto' por algo que sucedió unos años antes, por la muerte de un ser amado.
Experimentar con color y observar sus efectos no es un asunto de pensar en colores sino de experimentarlos. Como Barbara Ann Brennan señala, en términos de energía, el pensamiento es una vibración amarilla, así que sin importar en qué color pienses, crearás el amarillo. Así que necesitas experimentar con lo que puede ser 'estar' en un estado de azul. Esto involucra estar consciente de cómo te sientes cuando usas ropa azul o te sientas bajo una luz azul lo que azul significa para ti: cómo se ve, se siente y suena. Con el fin de desarrollar tu Conciencia de color necesitas explorar tus relaciones con todos los colores de esta manera. Los "ejercicios en los capítulos siguientes te ayudarán a lograrlo.




Capítulo cuatro
Relajación con colores
Si te preguntan: '¿Cómo te relajas?', ¿cuál sería tu respuesta? ¿Dirías que ves televisión, lees libros, completas crucigramas, sales a pasear, te dedicas a deportes, o tomas unos tragos con amigos? Cualquiera que sea tu respuesta, es poco probable que contestes que ' cesas de mantener la tensión en los músculos de tu cuerpo' y sin embargo, así es como nos relajamos. Por lo general, cuando la gente piensa que está relajada no lo está. Puede seguir pensando activamente, estar excitada físicamente, inquieta, intranquila y reaccionar al ruido más leve; puede elevarse su presión sanguínea y aumentar su pulso; puede respirar de
manera irregular, tragar con frecuencia, exhibir reflejos involuntarios, como fruncir el ceño, y tener rigidez en los músculos de la cara, todo lo cual indica tensión residual.
En la verdadera relajación, no hay tensión, la respiración es regular, no se muestra el reflejo de tragar, disminuye la velocidad del pulso y la presión sanguínea y te sientas o recuestas tranquilamente con las extremidades flácidas y los párpados inmóviles.
Menos obvio pero más importante es que por principio de cuentas se desconectan los procesos mentales que generan tensión corporal: los pensamientos habituales, las preocupaciones y las ansiedades. Por lo tanto, la mente está en blanco en el sentido de que el 'sonido' se ha reducido, pero no está vacío. Las imágenes se presentan por sí mismas fugazmente. De la misma manera que la televisión transforma energías electromagnéticas en imágenes y sonidos, tu mente puec1e transformar energías sutiles en diversas imágenes sensorias. No es más cierto decir que estas imágenes se producen porque el sonido está desconectado que decir que reducir el sonido produce las imágenes en la pantalla de televisión. Han estado ahí I todo el tiempo, pero no se les ha prestado atención.
De manera similar, muchas personas 'ven' televisión principalmente escuchando el sonido y prestando poca atención a las imágenes de la pantalla. Cuando se baja el sonido, están obligadas a ver las imágenes para averiguar qué sucede.
De forma muy semejante, la mayoría de las personas necesita bajar el sonido (el parloteo del pensamiento verbal que actúa como pista sonora constante que acompaña a todo lo que sucede en su interior y a su alrededor) antes de poder recibir las imágenes que produce su propia mente. Esto sucede en forma espontánea durante el sueño y en otras ocasiones en que la mente se aleja de las preocupaciones usuales.
Sin embargo, aunque los sueños, las fantasías y los ensueños pueden proporcionar mucha información sobre uno mismo, se les suele desechar como fantásticos. La relajación nos permite concentrar la atención en las imágenes que recibimos de manera que podamos comprender su significado y la información que transmiten sobre aspectos de nosotros de los que por lo común no nos damos cuenta.
Sí has empezado a notar algunos de los efectos del color en tu vida, puedes querer desarrollar tu conciencia aún más. El siguiente ejercicio, que combina relajación y formación de imágenes, te ayudará a lograrlo.
Se puede repetir tantas veces como quieras, ya que refleja las energías que se están expresando en cualquier momento y cambiarán en cuanto tú y las circunstancias de tu vida se alteran (aunque ciertas características pueden mantenerse constantes). La conciencia de características variables y constantes te dará una mayor visión de la efectividad con que estás empleando tus energías, permitiéndote vigilarlas y mantenerlas en equilibrio. Te recomiendo que apartes tiempo y dediques veinte minutos para el ejercicio. Es buena idea grabar las instrucciones en cassette, o pedir a alguien que te las lea hasta que estés bastante familiarizado con los pasos para hacerlos sin ayuda.

Ejercicio 1 Ver tus verdaderos colores
Encuentra algún lugar tranquilo y ponte cómodo, sentándote o recostándote (de preferencia lo primero para que no te duermas).
Después, date cuenta de tu entorno y cómo te sientes. Luego, cierra los ojos (si no es posible por algún problema físico, o es difícil porque usas lentes de contacto, concéntrate en un punto u objeto en tu campo de visión, como una marca en la pared, el techo o el piso).
Ahora retira gradualmente tu atención del entorno y dirígela a los límites entre tu cuerpo y las superficies adyacentes. Mientras lo haces, date cuenta de si el contacto es incómodo o doloroso, y ajusta tu posición para que estés lo más cómodo posible. Puedes notar que necesitas quitarte ropa, zapatos, joyería o lentes que te restringen. En cualquier momento del ejercicio, cuando sientas que lo necesitas, ajusta tu posición para reducir dolor o incomodidad.
Cuando te acomodes, dirige tu atención a tus sentimientos, ¿cómo te sientes?, ¿te sientes tonto o culpable por dedicar tiempo al ejercicio, renuente o impaciente por terminar?
¿Qué tan cohibido eres?, ¿te preocupa que te vean otros o que estén cerca?, ¿te preocupa que no puedas 'hacer' el ejercicio o lo que puedas descubrir si eres capaz de llevarlo a cabo? Tus reacciones pueden reflejar algunas de las ansiedades básicas de tu vida. Si durante cualquier parte del ejercicio surgen en tu mente pensamientos, sentimientos, recuerdos o impresiones, has una nota mental ya que pueden ser significativos.
Ahora dirige tu atención a los dedos de los pies y ténsalos lo más que puedas. Continúa haciéndolo hasta que puedas identificar. la extensión de sus efectos en todo tu cuerpo y después afloja la presión, observando mientras lo haces la diferencia entre las sensaciones de tensar y aflojar. Haz una pausa mientras concentras tu conciencia en los dedos de los pies, antes de repetir esta acción dos o tres veces.
Luego, avanzando con lentitud hacia arriba, a partir de tus dedos, repite este proceso, tensando y liberando por turno las piernas, las rodillas, los muslos, las caderas, la parte baja de la espalda, el estómago, el pecho, los hombros, ambos brazos y manos, el cuello, el entrecejo, los ojos, la nariz, los labios, la boca y la mandíbula.
Después dirige de nuevo tu atención a los dedos de los pies y comenzando en ellos tensa sucesivamente todas las demás partes del cuerpo de manera que esté tenso en toda su extensión. Aumenta la tensión tanto como puedas y mantenla por un momento antes de relajarla. Permite que la sensación resultante de blandura se extienda por tu cuerpo. Después repite la acción dos veces más. Para este momento, tu cuerpo debe sentirse totalmente relajado, con la mandíbula floja y la boca abierta. Si no es así, repite la acción, acentuando la tensión de la mandíbula y dejando que la boca se abra cuando te relajes.
Después de lograrlo, inhala por la nariz y exhala por la boca abierta, observando cómo se siente y su efecto en el cuerpo. Aún respirando de esta forma, dedica unos minutos a darte cuenta de las sensaciones en todo el cuerpo. Si estás relajado, las extremidades y el cuerpo se deben sentir pesados y calientes. Revisa tu cuerpo de arriba abajo, notando cualquier tensión, incomodidad o dolor que persista a pesar de estos esfuerzos.
Ahora concentra la atención en el pecho y fíjate en tu respiración. ¿Es regular o irregular, superficial o profunda, difícil o fácil?
Aún concentrándote en el pecho, imagina que allí se encuentra descansando una mariposa y que cuando inhalas y exhalas extiende gradualmente las alas en toda su extensión como si con tu respiración le diera energía y vida. Examínala con cuidado, notando su tamaño, color y los sentimientos que tienes hacia ella. Cuando las alas de la mariposa estén totalmente extendidas y parezca preparada para alejarse volando, exhala profundamente y obsérvala salir volando. Date cuenta de tus pensamientos y sentimientos mientras se va. Después, imagina que la sigues, notando todas las sensaciones que experimentas.
Al rato se posa para descansar y tú haces lo mismo, te encuentras en una situación agradable en que te sientes relajado, cómodo y seguro. Todo detalle de este lugar se vuelve vívido conforme prestas especial atención a imágenes, sonidos, olores y sensaciones que hay allí. Empieza a prestar especial atención al color y permítete experimentarlo por completo. Mientras lo haces, toma nota de cómo te sientes y cualquier característica de tu 'verdadero' tú que parezca particularmente significativo.
No trates de dirigir tus pensamientos para crear imágenes específicas y no las censures. Sólo permite que las imágenes emerjan de manera espontánea, recíbelas conforme surjan. Además, date cuenta de cualquier dificultad que tengas al imaginarte en un lugar así y de cualquier pensamiento, sentimiento, recuerdo o sensación que surja y te distraiga. No pienses demasiado en ellos, pero no los suprimas. Tan solo haz una nota mental y permíteles desaparecer.
Después de tomar parte en esta experiencia de la forma más completa que puedas, pregúntate cuál podría ser su significado y qué pueden representar los diferentes colores que has visto. Cuando hayas contestado estas preguntas lo mejor que puedas, permite que la imagen desaparezca y vuelve a la conciencia ordinaria abriendo los ojos.
Trata de grabar la experiencia en cassette o ponla en un registro escrito de manera que puedas reflexionar sobre ella y revisarla después. Realizar esto te ayudará a hacer referencias e interrelacionarla con experiencias de ejercicios posteriores. El siguiente comentario puede ayudarte a comprender el significado personal de tus imágenes en forma más completa.
Si sientes que puede influir en ti el conocer las respuestas de otros, no leas el comentario hasta que hayas terminado y registrado el ejercicio.
Comentario
La imagen de la mariposa que se empleó en este ejercicio es un símbolo muy potente del ser. Los antiguos griegos utilizaban el término psyque para indicar a la mariposa y al ser o alma: la naturaleza espiritual del individuo. Universalmente, la mariposa representa las cualidades espirituales, la transformación, la metamorfosis, el cambio y la libertad. Prestar atención a esta imagen invariablemente revela importantes temas personales.
De las respuestas de grandes números de personas, parece claro que los colores de la mariposa reflejan las energías que se expresan actualmente, mientras que los colores del lugar a donde nos conduce la mariposa representan las energías que necesitamos expresar con el fin de ser en verdad nosotros mismos. La imagen concentra la conciencia en la autenticidad personal; es decir, cuánto de nuestro ser verdadero se suprime con el fin de ajustamos a las presiones y expectativas sociales, y lo que se podría expresar si la persona mostrara sus verdaderos colores.
Las mariposas poseen naturalmente todos los colores y combinaciones de los mismos, pero esto no se refleja en respuesta al ejercicio anterior. Es típico que no aparezcan mariposas de color rojo, anaranjado, café o rosa sólido, mientras que a menudo se describen las que son totalmente amarillas, verdes, azules, turquesas, púrpuras y blancas. Las mariposas todas negras se describen rara vez y las de color café sólido son muy poco comunes. El blanco refleja todos los colores y sugiere un funcionamiento saludable en que se están empleando todas las energías y se expresan de forma equilibrada.
Entre más intenso el color imaginado, más intensamente se expresan en el momento actual las energías de color que representa la mariposa. Cuando el color es brillante, esta energía predomina sobre todas las otras energías y necesita equilibrarse. Por lo tanto, las personas testarudas pueden imaginar mariposas de color amarillo brillante, estas personas intelectualizan todo y su actitud mental colorea todo, incluyendo el sexo, los sentimientos y la expresión personal. Estas personas racionales hablan con la cabeza más que con el corazón y pueden estar muy fuera de contacto con sus sentimientos. Es típico que una mujer que imaginó una enorme mariposa de color amarillo brillante informe de sentirse envidiosa porque no pudo identificarse con ella.
Las personas que imaginan mariposas de color verde brillante pueden permitir que sus emociones coloreen todo, mientras que quienes imaginan mariposas azules pueden ser bastante egoístas y ver todo en relación con cómo lo afecta y se refleja en ellas.
Las mariposas de color púrpura brillante a menudo indican a individuos cuyos intereses espirituales predominan, a veces con el resultado de que están fuera de contacto con la realidad ordinaria.
Los colores diluidos parecen estar asociados con energías y potenciales que no se expresan o utilizan en forma adecuada; en algunos casos, esto es extremo. Las mariposas transparentes sugieren que no hay sentido de presencia. Una mujer que imaginó una mariposa muy pálida consideró que esto reflejaba con exactitud el hecho de que no expresaba nada de su verdadero ser.
Lo más común es que el color sea evidente, pero pálido. A menudo las personas imaginan mariposas de color amarillo, verde y azul pálidos, a veces estos colores se describen como deslavados, lo que sugiere que esta energía se ha agotado. En relación con las energías verdes, muestra que se han empleado en exceso las energías emocionales, lo que tiene implicaciones para el funcionamiento inmune. (Es un hecho bien determinado la relación entre un trauma emocional y las enfermedades relacionadas con la --inmunidad, como el cáncer.)
Las energías amarillas 'agotadas' sugieren que se hacen sentir los efectos de las exigencias intelectuales y relacionadas con el trabajo, y que la persona es susceptible a la tensión y a los problemas físicos y psicológicos relacionados con ésta. Es probable que las energías azules deslavadas indiquen una pobre expresión personal y tendencia a trastornos de garganta y dicción.
Cuando las mariposas blancas están matizadas con otros colores, con borde o extremos, puntos o manchas de colores, sugiere que estas energías están algo desequilibradas, en la medida indicada por la intensidad de los colores. Una mujer que imaginó una mariposa blanca con manchas de color amarillo pálido tenía poca confianza en su habilidad intelectual y no expresaba su punto de vista para no revelar sus limitaciones.
Es muy frecuente imaginar mariposas anaranjadas y blancas e indican que es necesario regular las energías físicas. El anaranjado pálido sugiere que a la persona le falta energía y vitalidad. Por otro lado, el anaranjado brillante suele caracterizar a las personas que son muy energéticas y que constantemente están activas, como Jan, cuya energía excesiva estaba representada por numerosas manchas de color anaranjado reluciente en una mariposa blanca, y se mostraba en su hiperactividad e incapacidad para relajarse.
El tamaño de la mariposa parece reflejar la energía potencial disponible para el individuo. Su conducta y la actitud de la persona hacia ella también son significativas. Las mariposas grandes sugieren un considerable potencial, el cual, sin embargo, a menudo está subutilizado. Las personas pueden tratar de restringir a la mariposa por miedo a perderla y aplastarla en el intento. Un hombre informó sostener a su mariposa 'contra su pecho' de manera que no se podían ver sus verdaderos colores. Muchas mariposas son en extremo delicadas y frágiles, algunas aletean pero no pueden extenderlas por completo o volar. Algunas se deshacen horriblemente en el primer intento, mientras otras se mantienen con las alas extendí das pero son incapaces de volar.
Otras aletean y hacen ademanes de volar pero sin hacerlo en realidad.
Muchas de las mariposas son imaginadas como tatuajes, siluetas, plantillas, apliques de decoración, origami o recortes de cartón. Así que a pesar de que puedan ser coloridas, no están vivas. Estas imágenes indican el grado en que las personas pueden sofocar o restringir la expresión de su potencial o encogerse al enfrentar su propia realidad.
Sin importar la forma o sustancia, es común que las mariposas combinen varios colores. Cuando un color está matizado de negro, esto sugiere que una traza de negatividad se manifiesta en la expresión de esta energía y que no se está realizando al máximo posible. Las alas que tienen puntas o rayas negras indican que la negatividad interfiere con la expresión total de estas energías. El rojo bordeado de negro sugiere inseguridad y mala confianza en uno mismo, en especial con el cuerpo y la sexualidad. El anaranjado con la punta negra sugiere reacciones negativas, la tendencia a dudar de nuestros sentimientos viscerales y tener sentimientos de impotencia.
El amarillo con punta negra puede sugerir pensamientos y actitudes negativos, y el verde con punta negra puede indicar emociones como resentimiento y celos, y dificultades en las relaciones. El azul con punta negra puede indicar frialdad, distancia, retraimiento, y el púrpura con punta negra se puede asociar con sentimientos de temor, desilusión, desesperación y falta de propósito.
Las manchas, salpicaduras, glóbulos o zonas de color negro sugieren negatividad o un fracaso más intermitente para expresar por completo las energías.
Se puede pensar en ellas como defectos del carácter de la persona, no en forma crítica, pero considerando que representan el potencial cuya expresión es irregular en calidad, frecuencia e intensidad.
Una mujer que imaginó una mariposa grande, exótica y de color verde, cuyas alas secundarias tenían bandas y barras de color negro, consideró esto como algo que se reflejaba en sus muy fuertes emociones que a veces no se expresaban por completo o en forma apropiada. De hecho, tenía sentimientos tan fuertes en algunos temas que no se podía permitir el reconocerlos por completo, cuanto menos expresar esos sentimientos.
La formación de imágenes de una persona puede combinar varias de las características anteriores. Una mujer estaba alarmada por el tamaño de la mariposa que imaginó, la cual se extendía bastante a través de su pecho. Cada vez que trataba de volar ella trataba de atraparla. Más tarde reconoció que siempre tenía dificultades para aferrarse a algo en la vida y que perdía lo que quería al intentarlo demasiado. Reconoció que el color de su mariposa (malva pálido con borde negro) era significativo, como lo era el hecho de que ella estaba vestida del mismo color. La mujer asociaba el púrpura con el luto y con la tristeza de ser perdedora y se dio cuenta de que el malva, un púrpura diluido, representaba su intento de ocultar esta tristeza de los demás para poder ser aceptable. Sólo los bordes negros de las alas de la mariposa revelaron sus verdaderos sentimientos.
Esta mujer interpretó el significado de los colores de su formación de imágenes sin conocimiento previo ni conocer sus significados tradicionales. Desde esta perspectiva tradicional, el púrpura se asocia con temas espirituales, como el propósito en la vida, con la trascendencia, la alegría y las experiencias de éxtasis.
Las mariposas imaginadas por muchas personas combinan varios colores. Algunas personas, como Deborah, asemejan las suyas a mariposas comunes, una de las cuales es predominantemente roja, anaranjada y café con zonas de negro. Sus colores se asocian con las energías y funciones de los chakras inferiores.
Cuando aparece el color café en la formación de imágenes, indica energía estancada. Los rojos oscuros pueden sugerir falta de satisfacción sexual o creatividad, y el café yuxtapuesto al rojo que la expresión de esta energía básica alterna (a veces en forma muy intensa) con otras ocasiones en que está bloqueada.
En conjunto con el anaranjado, sugiere falta de vitalidad emocional, pereza y sentimientos de impotencia.
Deborah no había visto mucho significado a su mariposa hasta que relacionó sus colores con estas características. Entonces admitió tener inseguridades muy arraigadas y falta de confianza, lo que había producido dificultades emocionales y problemas de la imagen del cuerpo. Para los treinta años de edad, después de ser anoréxica y bulímica, se había vuelto obesa y admitió usar ropa de colores oscuros para ocultar su peso. Deborah también tenía problemas para expresarse y el resultado era que le iba bastante mal en las entrevistas de trabajo y no estaba satisfecha con su empleo.
Después del ejercicio, en el que imaginó seguir a su mariposa hasta un paraíso tropical de cielos azules, lujuriante vegetación verde y flores de brillantes colores rojo, anaranjado y amarillo, decidió usar estos colores en su ropa. Deborah se deleitó más adelante no sólo de encontrar que su confianza aumentaba en gran medida sino que también, después de una entrevista de trabajo, le ofrecieron un empleo en el que podía mostrar su verdadera capacidad.
Como la formación de imágenes de Deborah revela, proporciona pistas sobre cómo se pueden equilibrar las energías representadas por la mariposa y la situación a que conduce al individuo. Una mujer se identificó mucho con la enorme mariposa azul turquesa que imaginó. Como ella, era una gran aviadora y al principio se sintió feliz de seguirla al cielo, pero entre más volaba, más incómoda se sentía. Empezó a sentirse vulnerable y preocupada de que 'mataran de un tiro' a la mariposa. Sintió que ir más alto no sería 'correcto' y, por lo tanto, se sintió muy aliviada cuando de repente la guió a un bosque lluvioso amazónico que era predominantemente verde, pero lleno de flores de todos colores. Considero esto como una señal de la ansiedad que sentía como profesional de altos vuelos sin un verdadero sentido de la dirección en su vida.
En conjunto, la mariposa y el lugar a donde te lleva presenta un espectro completo de colores, que representan los colores verdaderos de la persona y la expresión saludable de su rango completo de energía o potencial.
avatar
galimatia

Cantidad de envíos : 381
Fecha de inscripción : 03/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.