Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


DICCIONARIO DE LAS DOLENCIAS Y ENFERMEDADES ALFABÉTICAMENTE: ALZHEIMER-ANOREXIA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DICCIONARIO DE LAS DOLENCIAS Y ENFERMEDADES ALFABÉTICAMENTE: ALZHEIMER-ANOREXIA

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 26, 2009 4:39 am

ALZHEIMER[1] (enfermedad de…) (ver también AMNESIA)
Esta enfermedad conlleva una degeneración de las células del cerebro que se traduce por una pérdida progresiva de las facultades intelectuales que llevan a un estado demencial (la locura). Esta enfermedad de los tiempos modernos, caracterizada principalmente por el deseo inconsciente de acabar con su vida, de acabar de una vez por todas, de dejar este mundo o de huir de mi realidad, se debe a la incapacidad crónica de aceptar ¯©, de enfrentarme o de “dealer[2] con esta misma realidad, con las situaciones de la vida porque tengo miedo y me duele. Así me vuelvo insensible a mi entorno y a mis emociones interiores. “Me aletargo”, “me abstraigo” y así la vida me parece más fácil. El Alzheimer se refiere a esta forma de demencia. Esta manifestación conlleva principalmente la degradación de la memoria, la confusión mental y la incapacidad de expresarme con claridad, la violencia, ciertas formas de inconsciencia del entorno, incluso un comportamiento de inocencia próximo al del niño. La desesperación, la irritabilidad, el mal de vivir me llevan a replegarme sobre mí y a vivir “dentro de mi burbuja”. Me dejo “morir poco a poco”. Esta enfermedad me indica que tengo el mal de vivir, que huyo una situación que me da miedo, me irrita o me hiere. Es una situación grave a primera vista, de la cual puedo quedarme inconsciente mucho tiempo. Se me ve como una persona “normal” y equilibrada pero se observa que me repliego sobre mí por desesperación, cólera o frustración, lo cual me hace insensible al mundo que me rodea. Me niego a sentir lo que sucede alrededor mío y dentro mío; prefiero dejarme ir. Puedo tener mucha dificultad en soltar mis viejas ideas ya que es muy grande su cantidad en mi memoria! Y como que mi atención está mucho más centrada sobre el pasado que sobre el instante presente, la memoria a corto plazo se vuelve totalmente deficiente y se atrofia, sin aportar nada nuevo ni creativo. Consecuencia: la memoria se desgasta con viejas cosas en vez de generar ideas nuevas y frescas. Desde el punto de vista médico, los factores emocionales y mentales así como sus correspondencias corporales (líquidos, sangre, tejido y huesos) están implicados en la manifestación de dicha enfermedad. Cuando la sangre está suprimida de ciertas áreas del cerebro, ocurre una especie de traumatismo mental. Son reacciones muy violentas al nivel cerebral. Es como si el flujo sanguíneo se retirase de dichas áreas. Puede haber un miedo extremo de todas las facetas de la vejez o del alba de la muerte, lo que conlleva un regreso inconsciente hacía un comportamiento infantil y la ocultación[3] del presente, pasado y porvenir para ignorarlos. Mi cuerpo, atacado por la degeneración de las células del cerebro, me prepara inconscientemente para este período en que deberé “marchar”[4]. Esto se traduce por un comportamiento infantil en el cual me permito vivir y “realizar” todos mis fantasmas y todas mis fantasías. El amor y el apoyo son necesarios en tal experiencia. Vivo el momento presente y acepto ¯© soltar el pasado empezando a cuidarme de mí!

AMINORREA (ausencia de las reglas) (ver: MENSTURACIONES – AMINORREA)

AMNESIA (ver también: MEMORIA [ fallos de …])
La amnesia es la pérdida de mi memoria, parcial o total, tanto de las informaciones ya adquiridas en el pasado como de las presentes. La amnesia es comparable a la enfermedad de Alzheimer bajo diversos aspectos. La persona amnésica padece terriblemente del momento presente en su vida actual. Mi deseo de huir y de “marchar” es tan grande (poco importa la situación vivida) que me repliego sobre mí por dolor, cólera, incapacidad o desesperación y me encierro volviéndome insensible a casi todo. Me escapo, me aletargo o me hago insensible a una persona o a una situación. Rehuso vivir las situaciones y las experiencias de todos los días, poco importa su intensidad. El dolor interior es proporcional a la gravedad de la amnesia, sea ésta parcial (ocultación[5] mental parcial de imágenes muy dolorosas de la infancia) o total (tentativa inconsciente de tener una nueva vida y un nuevo deseo de vivir porque ya no puedo vivir con esta primera vida!). Vergüenza y culpabilidad pueden manifestarse, cualquier sea la razón. Intento ignorar varias cosas, entre las cuales mi familia y varias situaciones difíciles. Estoy más o menos separado de la realidad presente. El proceso de aceptación ¯© y de integración es muy importante porque el fenómeno de ocultación de ciertas experiencias por el mental puede jugarme pasadas en experiencias futuras. Es posible que viva algunas sin saber ni comprender porqué me suceden! Es una toma de consciencia diaria con relación a lo que soy y a lo que me queda por arreglar en mi vida para volver a tomar contacto con mi verdadero yo superior.

AMIGDALAS – AMIGDALITIS (ver también: GARGANTA, INFECCIÓN)
Las amígdalas, que significan “almendras” forman parte del sistema inmunitario y de la linfa (líquido que limpia el cuerpo humano), y son definidas como filtros que controlan todo lo que circula al nivel de la garganta (lo cual corresponde a la creatividad, a la comunicación). Cuando están inflamadas, tengo dificultad en tragar y corro el riesgo de ahogarme. Inhibo mis emociones y “ahogo” mi creatividad. Hay una situación que me ahoga a través la cual inhibo mis sentimientos de cólera y de frustración. Una amigdalitis (itis = cólera) se manifiesta generalmente cuando mi realidad que trago me trae una intensa irritación a tal punto que mis filtros (las amígdalas) no pueden cogerlo todo y se vuelven rojas de cólera por no poder alcanzar un objetivo interior que estoy viviendo. Puede ser el miedo de no poder alcanzar un objetivo en perspectiva o de no ser capaz de realizar algo importante para mí, por falta de tiempo o de oportunidad. Tengo la sensación que estoy a punto de lograr algo que me es caro (un trabajo, un cónyuge, un coche, etc.) pero temo que se me escape y que deba hacer sin ello, o que sólo pueda disfrutar de ello en parte o no totalmente, lo cual para mí “es duro de tragar”. Un conflicto interior muy intenso está “ahogado” y no expresado. Es un bloqueo, el cierre de esta vía de comunicación. ¿Tengo yo la sensación de que hay una situación que “trago equivocadamente”? Vivo en rebelión con una persona cercana a mí (familia, escuela, trabajo) incluso en revuelta. Si soy un niño, frecuentemente tengo amigdalitis porque aún no estoy bastante consciente de lo que sucede y no tengo control sobre los acontecimientos. Vivo frustración vinculada a lo que debo “tragar” en la vida. Si quiero resolver la amigdalitis, acepto ¯© las cosas tales como son alrededor mío, tomo el tiempo de aceptar las situaciones que trastornan mi vida, con calma y serenidad. Es posible y fácil enseñar esta actitud a los niños que están preparados para ello. Observemos que la ablación de las amígdalas significa la aceptación ¯© de tragar la realidad sin que esté filtrada o censurada (protegida) previamente. Es una carencia de protección. Debo tratar esta situación de un modo diferente que sería más armoniosa para mí.

AMPOLLAS (ver PIEL – AMPOLLAS)

AMPUTACIÓN (ver también AUTOMUTILACIÓN)
La amputación total o parcial de un miembro, que esté practicada por razones accidentales o médicas (gangrena, tumor) es generalmente vinculada a una gran culpabilidad frente a un aspecto de mi vida. Si se amputa mi pie izquierdo, es como si mi miedo o mi culpabilidad fueran tales que prefiero “morir” para la dirección que he de tomar o para la que tomé en mi vida afectiva; la pierna derecha se refiere a mi miedo o culpabilidad frente a mis responsabilidades, etc. Si vivo una amputación, es importante que recuerde que mi cuerpo, energéticamente, no está amputado. Así, si he tenido la pierna derecha amputada, puedo poner el amor, la comprensión y la integración para la toma de consciencia que debo hacer para ir más rápidamente hacía delante en mis responsabilidades como si siguiese teniendo mi pierna. Hago desaparecer toda culpabilidad, sabiendo que siempre actúo para lo mejor.

ANDAR IRREGULAR (ver: cojera)

ANDROPAUSIA (ver también: PRÓSTATA / [en general] / [dolores de …])
La andropausia, propia del hombre, corresponde a la menopausia en la mujer, a pesar de que esto no corresponde a un cambio hormonal equivalente. Todas las inseguridades vinculadas a la vejez, a las capacidades sexuales, a los sentimientos de inutilidad y de debilidad se manifiestan interiormente y físicamente por dolores en los órganos genitales (en particular la próstata) y a uno o diversos aspectos del concepto masculino. Como hombre, debo tomar mi lugar en el universo en armonía con cada aspecto de mi persona, el lado femenino como el lado masculino.

ANEMIA (ver: SANGRE – ANEMIA)
ANFETAMINA (consumo de…) (ver: DROGA)

ANGINA (en general) (ver también: GARGANTA [dolores de…])
La angina se caracteriza por un aprieto al nivel de la garganta, debido a una inflamación aguda de la faringe. Hay algo que “no pasa”, una emoción bloqueada que me impide decir a mi entorno mis verdaderas necesidades. Tengo el sentimiento de que apretando la garganta (chakra o centro de energía de la creatividad o de la expresión), no puedo expresar lo que estoy viviendo y lo que siento para con los demás, y sigo poniendo inútilmente la atención sobre esta creencia. Debo encontrar lo que me llevó a pensar en esto. Habitualmente puedo encontrar una respuesta dentro de las últimas 48 horas previas al dolor. ¿Sería una ligera irritación (conducto inflamado) o una pequeña frustración que no trago y que subsistirá hasta que cambie mi actitud y mis pensamientos? “No es cuestión de tragar esta historia” incluso si esto “me pone el fuego a la garganta”. También pueden ser pensamientos negros y negativos con relación a alguien o a una situación. Hay algo que quiero absolutamente “coger”; como por ejemplo, un nuevo empleo, un resultado escolar excepcional que me evitaría una situación en donde deberé justificarme, explicarme o rendir cuentas? Poco importa el motivo, es tiempo de quedarse abierto y volver a abrir este mismo canal si mi viva sensibilidad estuvo herida. Mis necesidades fundamentales deben estar satisfechas y tengo derecho a ellas como todo el mundo. Me mantengo abierto a mis necesidades y centrado sobre mi ser interior si quiero evitar este tipo de angina al nivel de la garganta.

ANGINA DE PECHO o ANGOR (ver también: CORAZÓN).
Angina viene de la palabra latina ANGENE que significa apretar. Es un dolor muy vivo asociado a la región principal del corazón (centro energético del amor). Esta falta temporal de oxígeno al nivel de los músculos que rodean el corazón aporta todas las consecuencias que conozco: insuficiencia del caudal sanguíneo en esta región, intervención quirúrgica, puente, etc.…El corazón representa frecuentemente el motor o la máquina de mi sistema. Cuando doy demasiado amor (con una actitud de apego), puede que el corazón se canse de todas estas preocupaciones y que ya no sienta suficiente alegría[6] en estas situaciones (de aquí el riego sanguíneo disminuido). Si estoy en situación de angina, posiblemente tomo demasiado a pecho la vida y las cosas que hago y que me gustan. Mis inquietudes (tanto como mis alegrías) están exageradamente ampliadas: me irrito y me hieren fácilmente, vivo insatisfacción, tristeza o irritación con relación a una situación la cual, al final, no es tan grave. Puede que reciba una primera señal de alarma de mi cuerpo después de estos estados de ser: espasmos o dolor que perfora el corazón. Éste lanza un S.O.S. para que tome consciencia de los sentimientos que me habitan y del hecho que estoy de algún modo destruyéndome con mis pensamientos desacordes, poniendo en peligro mi armonía interior, y dándome “mala consciencia”. Grande alegrías pueden también traer crisis de angina porque, en este momento, el centro de energía del amor (el corazón) se abre más y puede activar la memoria de grandes penas que están presentes y así provocar una crisis de angina. Hago quizás mucho por obligación y no con alegría y placer. Así, deja la alegría de circular. Es como si prestase atención a los demás (su felicidad y sus dolencias) en vez de ocuparme de mi propio bienestar primero. Mi ego es tan presente y activo que está separado de la totalidad del ser, lo cual conlleva un bloqueo en el plano emocional. Es un aumento inconsciente de la estima de sí colocando casi exclusivamente la atención sobre los demás. Es el principio judeo – cristiano de la entrega por el sacrificio. Dar a los demás! Me vuelvo vulnerable y se manifiesta el miedo a abrirme a los que amo. “Ya nada me alcanza, pero empiezan los dolores!” Espasmos, puntos en el corazón, extremidades frías (manos y pies). Mi cuerpo me advierte seriamente que algo va mal (este aviso se reconoce mejor generalmente en el plano metafísico – psíquico que físico). Inconscientemente puedo desear dejar la “vida terrestre” porque tengo la sensación de estar ahogado por las preocupaciones y que no sé cómo salirme, pero el tiempo no necesariamente ha llegado! Qué temo, en el fondo? La vida es un intercambio continuo. Doy tanto como recibo, como la contracción y la dilatación de los vasos sanguíneos, sino vivo un desequilibrio y mi atención debe volver a este equilibrio necesario a una vida sana. Es un proceso fundamental en la existencia humana porque soy un ser divino que debe expresarse en este equilibrio. Mi toma de consciencia es ésta: Dejo de tomar la vida en serio y me mantengo abierto!. Es fácil porque no tengo ganas de morir sino que tengo ganas de vivir, de abrirme al amor y dejar cualquier lucha de poder. Pongo mi atención sobre los aspectos hermosos de la vida. Aprendo a amarme tal como soy: mi energía vital podrá así volver a la vida. Son los primeros pasos hacía un restablecimiento serio de esta enfermedad. Un último punto que recalcar: vigilar todas las expresiones vinculadas con el corazón: “un corazón de piedra, un corazón duro, no tiene corazón, es un sin corazón”, etc. Cada expresión es la indicación de que sucede algo que merece mi atención…

ANGIOMA PLANO (ver: MANCHAS DE VINO)

ANGUSTIA (ver también ANSIEDAD, CLAUSTROFOBIA)
La angustia está caracterizada por un estado de desorientación psíquica en la cual tengo el sentimiento de estar limitado y restringido en mi espacio y sobre todo ahogado en mis deseos. Siento mi espacio limitado por fronteras que, en realidad, no existen. “Estoy cogido” o “Me siento cogido en una trampa”. Estoy de acuerdo con el hecho que la gente invade mi espacio psíquico y esto se manifiesta en mí por una especie de aprieto interior. Dejo entonces de lado mis necesidades personales para complacer primero a los demás para atraer el amor que necesito (aunque haya otros modos de hacerlo). El aprieto me lleva generalmente a ampliar mis emociones y mi emotividad general en detrimento de un equilibrio adecuado. Ya que vivo en la niebla, la confianza en mí se tambalea, la desesperación y la gana de ya no luchar más se instalan. ¿Cuál puede ser la situación en que me sentí apretado cuando era joven de tal modo que reproduzco aún fielmente este “pattern”[7] hoy? (observemos que angustia y claustrofobia son sinónimos por la palabra aprieto.). Es natural por mi cuerpo para colmar mis necesidades psíquicas fundamentales: la necesidad de aire para vivir y respirar, el espacio entre mí y las demás personas, la libertad de decidir y discernir lo que es bueno para mí. Si, a partir de ahora, contesto a mis esperas frente a la vida en primer lugar, hay muchas probabilidades para que deje las de los demás en su sitio: así, estoy más seguro de estar de acuerdo con ellos! Y sin violar su espacio[8] porque debo recordar que si me siento ahogado, es porque ahogo conscientemente o no a la gente alrededor mío. Se manifiesta la angustia también como una espera inquieta y opresiva, aprensión de “algo” que podría ocurrir, con una tensión difusa, espantosa y generalmente sin nombre. Puede estar vinculada a una amenaza concreta angustiosa (tal como la muerte, catástrofe personal, sanción) Se trata más de un miedo, generalmente vinculado a nada que sea inmediatamente perceptible o se pueda expresar. Por esto las fuentes profundas de la angustia se encuentran frecuentemente en el niño que fui y se vinculan generalmente con el miedo al abandono, a perder el amor de un ser querido y al sufrimiento. Cuando me encuentro en una situación similar, la angustia vuelve a aflorar. Cada vez que uno de estos miedos reaparece o que se vive una situación imaginaria o realista, esto está captado por mi inconsciente como una señal de alarma: hay peligro! la angustia reaparece aún más fuerte. Cuando soy niño, la angustia se manifiesta frecuentemente por el miedo a la oscuridad y una tendencia a vivir una vida solitaria. A partir de ahora, uso de discernimiento, valor y confianza en la vida para respetarme y dejar ir a los demás a su espacio sin pesar, y borro de mi vida cualquier remordimiento. Así veré “más claro” y adelantaré en la vida con mucho más lucidez.

ANGOR (ver: ANGINA DE PECHO).

ANO
El ano es el orificio del recto, el lugar donde suelto lo que ya no necesito. Los problemas aquí están conectados con el hecho de “retener y soltar”; por esto si soy un niño que va estreñido o si ensucio mis pañales frecuentemente es para vengarme de padres que considero como autoritarios, manipuladores o abusivos. Es lugar de descarga de las principales toxinas del cuerpo humano. El ano se sitúa al nivel de la pelvis, cercano al coxis y al primer chakra o centro de energía, el asiento entre el “yo” y el universo que me rodea. Está vinculado a la base energética del cuerpo. Ciertos miedos internos, el estrés y las emociones se evacuan por este orificio. Puedo comprobar las situaciones siguientes: “Qué es lo que intento ignorar hasta el punto de retenerlo? Hasta donde puedo yo dejarme ir? Soy capaz de relajar y dejar que me guíe la vida? Estoy listo para vivir nuevas sensaciones frente a la vida?” Aprendo a tener confianza en mí, mientras suelto lo que ya no necesito y sustituyéndolo por nuevas ideas, actitudes positivas y nuevos proyectos!

ANO – ABSCESO ANAL (ver también: ABSCESO [en general])
El absceso es un montón de pus, frustraciones e irritabilidad vinculado a una situación que no quiero soltar o dejar ir (ano). Frecuentemente, incluso si me aguanto, se me escapa a pesar mío. Este absceso saldrá o se manifestará de todos modos. Es posible que esté enfadado contra mí – mismo porque no quiero “evacuar”, ceder frente a ciertas fijaciones mentales que dañan mi vida presente. Incluso puedo estar lleno de venganza referente a una situación pasada o a alguien a quien rehuso perdonar. Este malestar me dice que debo hacer confianza a la vida y a lo que es hermoso alrededor mío. Confío en alguien o en algo y, sobre todo, perdono a la gente que me rodea. Me abandono y hago confianza a la vida.

ANO – COMEZÓN ANAL (ver también: PIEL – IRRITACIONES)
Las comezones se relacionan con los remordimientos y la culpabilidad con relación a mi pasado. Algo me “come” o me pica y me siento culpable en lo que debo retener o soltar. Tengo interés en escuchar mi cuerpo y alcanzar la satisfacción en todo porque la culpabilidad sólo frena mi evolución, sin verdaderos beneficios.

ANO – DOLORES ANALES (recto – colitis)
Los dolores anales (llamadas recto colitis) se relacionan con la culpabilidad. Me hago daño porque no me creo bastante eficaz para realizar mis deseos. Es una forma de auto - castigo, una irritación, la gana de condenarme de un modo que manifiesta una herida interna, mi sensibilidad desgarrada después de un acontecimiento pasado que aún no acepté ¯©. Vivo una pena profunda que puede llegar a la pérdida sanguínea e incluso, en ciertos casos, la hemorragia. Puedo aceptar ¯© hacerme más responsable de mis deseos, dejar de desvalorizarme en lo que soy y dejar de negarme vivir y dejar de castigarme inútilmente. Podría dejar de estar incómodo con el “trasero en fuego” y empezar otra vez de nuevo aceptando ¯© mucho más mis experiencias pasadas, presentes y por venir y así correr más en la vida.

ANO – FISURAS ANALES
Las fisuras anales son ligeras hendiduras que llegan a sangrar al nivel del ano, lo cual significa cierta pérdida de alegría de vivir vinculada a una situación que debo cambiar. Si vivo tristeza que puede “hendirme el “culo”, compruebo lo que provoca esta tristeza y acepto ¯© los cambios en mi vida. Sobre todo dejo de esperar a los demás para cambiar. Elimino mi frustración, mi cólera frente a una persona o a un suceso “que me hiende el trasero” o frente al cual puedo sentirme como “sentado entre dos sillas”.

ANO – FISTULAS ANALES (ver también FISTULAS)
Una fístula anal encuentra su origen en una situación que vivo y en la cual experimento cólera con relación a lo que quiero retener y que no consigo guardar dentro mío. Es como si quisiera conservar viejos residuos del pasado (viejas formas – pensamientos, emociones, deseos), pero no lo consigo. Incluso puedo mantener sentimientos de venganza con relación a alguien o a algo. La manifestación es la fístula, especie de canal comunicando anormalmente entre una víscera y la piel. No consigo decidirme entre lo físico y lo espiritual, entre los deseos y el desapego (en el sentido amplio). Me quedo abierto al nivel del corazón y acepto ¯© con voluntad de vaciar completamente estas “basuras” de ideas negras, malsanas y vengativas aquí y ahora.

ANOREXIA (ver también: APETITO [pérdida de…] BULIMIA, PESO [exceso de…])
La anorexia está caracterizada por un rechazo completo de la vida. Es la desgana total por todo lo que vivo en mí y que puede entrar en mi cuerpo feo para alimentarlo. Este sentimiento puede incluso transformarse en odio. Existen varios símbolos de vida: el agua, el alimento, el aspecto materno (madre), el amor, el lado femenino. Es el deseo ardiente e inconsciente de escapar a la vida, de odiarse y de rechazarse porque vivo el miedo extremo de abrirme a la maravillosa vida alrededor mío. Vivo desanimo a tal punto que me pregunto lo que podría ayudarme. Tengo el deseo inconsciente de “desaparecer” para molestar lo menos posible a mi entorno. Me rechazo pues permanentemente. La anorexia y la obesidad vienen de un sentimiento profundo insatisfecho de amor y de afecto, aunque las dos enfermedades toman físicamente caminos divergentes. Varios trastornos de la alimentación descansan sobre la relación madre – hijo en la cual existe o existió un conflicto. Además, se trata muy a menudo de una contrariedad en cuanto a mi territorio que tengo la sensación de no tener, de perder o bien de que no me lo respetan. Este territorio puede estar constituido tanto por mis posesiones físicas (vestidos, juguetes, coche, casa, etc.) como de mis posesiones no físicas (mis derechos, mis adquiridos, mis necesidades, etc.) o de las personas que me rodean (mi padre, mi madre, mis amigos, mi marido, etc.) Vivo una contrariedad que es reciente con relación a alguien o a algo que no puedo evitar y que no digiero. Aunque la anorexia se halle más frecuentemente en la adolescencia, ésta existe también en el bebé y en el niño joven. Si me pongo en el lugar del bebé, si me doy cuenta que el rechazo de la comida puede derivar de un contacto perturbado entre mi madre y yo: puede ser la privación del pecho materno y del cálido ambiente físico que deberían acompañar la toma de la leche, el modo artificial de alimentación, dosificada y demasiado rígida en su aplicación, la sobre o sub - alimentación impuesta por respeto a una curva de peso ideal con desprecio de ciertos ritmos alimentarios individuales cambiantes. Puedo reaccionar a esto por un rechazo progresivo de alimentarme, vómitos, pérdida de peso, trastornos del sueño, caprichos alimentarios, etc. Es importante que yo, como madre, respete los gustos, los ritmos propios del niño y que deje de querer ser la madre perfecta y super - protectora. Si soy un niño un poco más mayor y que manifiesto anorexia, suele ser más atenuada y se caracteriza por un “pequeño apetito”, siendo un pequeño comedor que detesta la tarea de las comidas, con caprichos alimentarios, con rehuso obstinado de ciertos alimentos, acabando rara vez mi plato, vomitando frecuentemente y masticando sin fin el mismo bocado. A esta edad, la mesa y sus imperativos sociales juegan un papel importante, porque las comidas son una reunión familiar bajo la autoridad de los padres en la cual pueden brotar reacciones y conflictos. La anorexia es fundamentalmente mi necesidad de colmar un vacío interior de alimento afectivo. Necesito amor y aceptación ¯© incondicional de mi madre interior. La anorexia, contrariamente a la obesidad, es el intento de hacer morir de hambre mi vacío interior para hacerlo tan pequeño que desaparecerá y que ya no pedirá nada en absoluto. Es uno de los motivos por los cuales sigo viéndome gordo (fijación mental sobre la gordura) incluso si soy delgado y esbelto. Dicho de otro modo, sigo viendo mis necesidades afectivas y emocionales muy grandes y me siento vencido por ellas. La anorexia puede también aproximarse a un sentimiento de estar reñido por la vida como por mi madre, símbolo materno que me empuja a pesar de todo hacía el deseo de independencia y de individualidad. Es la razón por la cual rechazo el alimento al mismo tiempo que a mi madre, porque siempre tuve la sensación de sentir únicamente su poderoso control materno en mi juventud. Vivo pues el sentimiento de estar fuera de mi propio control con relación a los acontecimientos e intento de un modo exagerado recuperar el control. “No me gusta el modo en que mi madre me ama y la detesto por esto”. “Quiero seguir siendo una muchacha o un muchacho porque quiero acercarme lo más posible de una forma de “pureza” física e interior”. (Es durante la pubertad que suele manifestarse la anorexia). Es una búsqueda absoluta de juventud. Como muchacha o muchacho, rechazo las fases sexuales correspondientes a mi edad, así que cualquier intento de intimidad sexual, descubrimiento y abandono hacía una eventual pareja (ausencia de madurez) son casi inútiles. Si vivo todo esto de un modo profundo, frecuentemente esto está vinculado a un profundo traumatismo sexual pasado, a un abuso o a una inseguridad afectiva. Esta experiencia favoreció el hecho que se instale en mi cuerpo físico la desesperación y “cerré la puerta” a mis deseos físicos, espirituales y emocionales. Aceptar ¯© gradualmente mi feminidad o mi lado intuitivo y emotivo en el muchacho es esencialmente la primera cosa por hacer para resolver mi estado anoréxico. Uso la manera que quiero, pero debo hacerla! Acepto ¯© cierta intimidad sexual, femenina e incluso materna (porque debo aprender a amar a mi madre!). Aprendo a amar a mi cuerpo y a amar a los demás!. Voy lentamente porque es una situación delicada en la cual debo abrirme al amor y a la belleza del universo. Pido ayuda, si es necesario. Y sobre todo me mantengo abierto a lo que me depara la vida! Aceptación ¯© y amor incondicionales serán altamente apreciados. Hago actividades (deportivas u otras), si posible. He aquí una paréntesis interesante. Como persona anoréxica, puedo tener la impresión de encontrarme interiormente como cogida dentro de unos “anillos = pequeños anos” (ano –réxico) como si estuviera en el interior de varios “aros tipo ‘hula-hup’” que me aíslan del resto del mundo mientras se va intensificando mi sentimiento de limitación frente a la vida. Me mantengo abierto a cualquier otro signo de este tipo. Me visualizo liberándome de estos aros diciéndoles “GRACIAS” por la toma de consciencia que me ayudaron a hacer pero sabiendo que, ahora, ya no son necesarios. Visualizo también esta imagen: con cada inspiración, más luz está entrando en mí para llenar mi sentimiento de vacío interior.


[1] ALZHEIMER (Alois). Neuropatólogo alemán que describió en 1906 alteraciones del cerebro sobre una persona afectada de demencia (locura).
[2] “Dealer” Anglicismo significando aceptar el reto.
[3] Ocultación: el hecho de borrar de su memoria consciente o de su sensibilidad.
[4] Marchar: Empleado aquí preferentemente al término “morir”.
[5] Ocultación: el hecho de borrar de su memoria consciente o de su sensibilidad.
[6] Alegría: Ya que la sangre está relacionada con la alegría, una disminución del riego sanguíneo expresa justamente esta disminución de la alegría vinculada al amor.
[7] Pattern: esquema de pensamiento que hace que se repitan acontecimientos en mi vida.
[8] Espacio: significa aquí dejar a los demás la libertad de pensamiento o de acción y respetarlos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.