Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de reikiare en tu sitio social bookmarking
Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario


El deseo de liberarse del deseo genera un nuevo deseo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El deseo de liberarse del deseo genera un nuevo deseo

Mensaje por manoloalba el Mar Jul 28, 2009 3:38 pm

Lo escribi hace mucho y lo estoy rescatando del servidor pues lo van a cerrar.
El deseo de liberarse del deseo genera un nuevo deseo
Casi
todas las cosas las hacemos por el deseo de ser felices o más felices y
así evitar el sufrimiento. Pero no nos damos cuenta de que la felicidad
y el dolor se complementan, una cosa no puede ser sin la otra, lo mismo
que la luz no existiría sin la oscuridad, la felicidad no seria sin el
sufrimiento. Uno no puede escoger la felicidad y rechazar el
sufrimiento pues ambos van unidos. Uno no puede desear liberarse del
deseo porque entonces seria el mismo deseo tratando de liberarse de sí
mismo. Como tampoco se puede uno liberar del miedo, ni de la envidia,
escapando hacia sus opuestos. Por lo tanto si queremos liberarnos del
deseo lo primero es conocerlo, y ver lo falso en lo verdadero.
Todos
buscamos la dicha en el exterior, y no hay nada de malo en desear
cosas, el problema es que creemos que los objetos tienen en sí mismo la
capacidad de complacernos, y que son la causa de la felicidad. Gastamos
nuestro dinero y nuestro tiempo en buscar la felicidad, comprando
buenos equipos de música, grandes coches, mejores televisores, muebles
cada vez más confortables etc.
Todos deseamos ser felices
y en nuestro deseo de felicidad cambiamos de una pareja a otra de un
grupo a otro, de una religión a otra. No obstante y a pesar de solo
desear la felicidad nuestra vida esta llena de dolor y descontento.
Nadie quiere ser infeliz y por mucho que queramos ser felices, siempre
acabamos siendo unos desdichados.
Nuestras posesiones por
las que tanto hemos trabajado se rompen, se olvidan, se estropean, se
olvidan o simplemente nos dejan de proporcionar placer.
La
mujer o el hombre de nuestros sueños mas dorados, aquel o aquella con
la que íbamos a compartir todos aquellos días de dicha y amor, se
convierten en nuestra peor pesadilla, en nuestro peor enemigo, de la
dicha eterna pasamos en unos breves instantes al mas profundo de los
pozos de la desesperación. Ya no nos acordamos de los momentos de
placer- aunque también están archivados en la memoria- solo somos
capaces de recordar el daño causado por el opuesto.
Y con
este dolor y sufrimiento bajo el brazo corremos en busca de un nuevo
objeto o persona que nos devuelva la felicidad deseada.
Y así en ese circulo de dicha y desdicha ilusoria damos vueltas y más vueltas alrededor de la felicidad.
La
felicidad lleva como opuesto el dolor, y cuanto mayor sea la felicidad
mayor será el dolor, y para evitar el sufrimiento lo primero que
debemos de saber es como se produce la felicidad.
La
felicidad no está en lo externo, en la mujer de nuestros sueños, ni en
el coche nuevo, ni el televisor, la lavadora, las excursiones, los
amigos, las religiones, los grupos etc. La felicidad es un sentimiento
y este sentimiento es producido por el pensamiento.
Cuando
vemos una mujer hermosa no nos percatamos de que esa hermosura está
condicionada por los estereotipos creados por la sociedad.
El
pensamiento empieza su movimiento diciendo: << Que preciosa es,
que ojos más bonitos tiene etc. >> Si el pensamiento se detiene y
no pensamos mas en aquello que deseamos ahí se termina todo, pero si el
pensamiento continúa su movimiento y dice: << Como me gusta, la
quiero, cuanto la deseo etc. >> El deseo de querer poseer se va
afianzando y cuanto más pensamos en el objeto del deseo mayor es el
deseo.
Y éste muere al poseer aquello que deseamos, o si
aparece otro objeto de deseo mayor que el primero. Lo mismo sucede con
cualquier otro tipo de deseo, como el de un coche nuevo.
Cuando
vemos un coche utilizamos el sentido de la vista, lo observamos y a
continuación el pensamiento empieza su movimiento basándose en el
conocimiento de experiencias anteriores, y dice: << Que coche más
bonito, y no es muy caro, podría cambiarlo por el trasto que tengo etc.
>> Poco a poco el deseo de querer poseer se va afianzando mas y
más, el mi, el mío y él para mí, se va haciendo cada vez mas fuerte,
cuanto mas se mueva el pensamiento mayor será el deseo.
Es
el mismo deseo de poseer cosas que nos hagan felices, donde radica el
dolor y el sufrimiento. Creemos que todo es permanente, y no hay nada
creado por el pensamiento que sea intemporal, el coche con el que hemos
soñado se estropea, la belleza se marchita, los amigos desaparecen etc.
Si
seguimos investigando en el deseo nos daremos cuenta que tan solo es
una rama del ego. Entonces deberíamos de seguir hasta encontrar la raíz
del sufrimiento.
Si observamos con detenimiento, vemos
que cuanto más grande es el árbol mayor es el apego, más profundas sus
raíces y más nos cuesta llegar al deseo. Al darnos cuenta de esto
tomamos a un niño pequeño como ejemplo y vemos que sus raíces son
pequeñas, su tronco débil y sus ramas aun no han brotado.
El
niño comienza a sembrar la semilla del ego a partir del mí, del mío y
del para mí, hasta entonces había sido una cinta virgen nada se había
grabado en su interior, las dos primeras ramas del deseo empiezan a
brotar.
El mi nos sirve para definir y delimitar nuestras
posesiones- Mi papa, mi mama, mi hermano, mi primo, mi nación, mi
religión etc. – Junto con el Mi, el mío, y él para mí, aparece el
opuesto, el tu, lo tuyo y lo de él. Y esto lo utilizamos para separar,
para diferenciar.
Poco a poco y observando todo lo que le rodea el niño va adquiriendo un conocimiento y con este conocimiento creará él yo.
Él yo es la imagen que tenemos de nosotros mismos, al igual que él tú es la imagen que tenemos de los demás.
Pero
volvamos hacia el deseo. Desear es querer algo para mí, ahora ya
sabemos que el mi es una de las causas principales del deseo y en ello
toma parte el pensamiento. El pensamiento es la respuesta de la
memoria, siendo ésta conocimiento y el conocimiento es información,
imágenes, símbolos etc.
Cada vez que hablamos,
conducimos, leemos, lloramos, reímos, pensamos etc. Lo hacemos desde la
memoria, desde el conocimiento y la memoria utiliza un vehículo que es
el pensamiento. Cuando vemos una tarta utilizamos el sentido de la
vista, la observamos y a continuación el pensamiento empieza su
movimiento, y basándose en el conocimiento, la memoria, y el recuerdo
de experiencias anteriores dice: << Que buena pinta tiene, de
buena gana me la compraría etc. >> Poco a poco el deseo de querer
poseer se va afianzando mas y más, el mi, el mío y él para mi se va
haciendo cada vez mas fuerte, cuanto más se mueva el pensamiento mayor
es el deseo.
Por lo tanto es el movimiento del pensar el
que produce el deseo y para terminar con el deseo debemos de terminar
con el movimiento del pensar. Pero no podemos desear terminar con el
pensamiento pues seria el pensamiento queriendo terminar consigo mismo.
El deseo al ser creado por el pensamiento no puede terminar consigo
mismo.
Cuando vemos una tarta, un coche, una mujer
hermosa etc. Lo observamos sin decir está buena o está mala,
simplemente lo observamos, si viene un pensamiento lo observamos sin
decir es bueno o es malo, pues los pensamientos no pueden ser ni buenos
ni malos, tan solo son pensamientos. Si viene una emoción, un
sentimiento, lo observamos sin ningún tipo de valoración.
Cuando
nos observamos a nosotros mismos de lo primero que nos damos cuenta es
que tenemos un loco en nuestro interior, un parlanchín que está siempre
con su incesante parloteo. Para detener ese innecesario e incesante
parloteo lo único que se puede hacer es observar, sin identificación ni
condena, juicio o valoración.
Esta es la única acción que
se puede llevar a cabo con el deseo, pues como hemos podido comprobar
el deseo está producido por el pensamiento
Salu2

manoloalba

Masculino
Cantidad de envíos : 120
Edad : 60
Fecha de inscripción : 18/07/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: El deseo de liberarse del deseo genera un nuevo deseo

Mensaje por Invitado el Dom Ago 09, 2009 6:44 pm

HOLA MANOLO,,,ME PARECE PRECIOSO,,,TUS PALABRAS TIENEN TANTA SABIDURIA,,TANTO AMOR,,,YO PIENSO Q PARA ACALLAR LA MENTE,,UNO MISMO HA DE FABRICARSE UN AURNA DE CRISTAL,,,MUY FUERTE,,,PARA QNADA NI NADIE PUEDA ENTRAR,,,Y FIJAR TODA LA ATENCION EN EL 6 CHACRA,,,,ENTRAR DENTRO D ETU MENTE,,ESCUCHARLA,,CALMARLA,,,ABRZARLA,,,Y DECIRLE COMO SI FUERA UN NIÑO,,,TRANQUILA MENTE TODOE STA BEIN,,,PAZ,,,RESPIERAR,,MEDITAR,,,,ASI PUES ES MI OPINION,,UN BESO QUERIDO AMIGO,,,SIGE ASI,,,TIENES TANTO TALENTO,,,ME GUSTA SABER AMS,.,,,,, son rie

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.